'Cuéntame' da un golpe de Estado en San Sebastián

'Cuéntame' (La 1) se quedó esta vez con Iris técnicos: mejor director, mejor guionista y mejor música (Fernando Luis Ortí Salvador)mediaset.es

.

Los Alcántara no han querido faltar al Festival de San Sebastián para, antes de volver a la TVE, saltar por un momento a la gran pantalla. Los protagonistas de Cuéntame cómo pasó, con Imanol Arias y Ana Duato al frente, se han vestido así de largo por segunda vez en la capital donostiarra.
TVE ha preestrenado Larga noche de transistores y teléfonos, título del primer capítulo de la 14ª temporada de la serie más emblemática de La 1, en el Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián, con la presencia del director de TVE, Ignacio Corrales, y sus protagonistas.
Un acto que es "la demostración de que TVE mantiene su compromiso con la ficción", afirmó Corrales.
Por su parte, Ana Duato se ha mostrado encantada de la presencia de Cuéntame en el festival: "Siempre nos reciben con mucho cariño y respeto". "Los Alcántara tienen esa virtud a veces agridulce de compartir cosas que te hacen reír, llorar, soñar, reflexionar...", ha recordado.
"Estrenar nuestra pequeña propuesta de película en San Sebastián es el mayor honor que podíamos tener", ha afirmado Imanol Arias.
Esta entrega de la ficción producida por Ganga sumergirá al espectador en el 23 de febrero de 1981 para narrar lo que sucedió en esa jornada a través de la mirada de la familia Alcántara y de las imágenes de archivo de la cadena pública.
De 90 minutos de duración, Larga noche de transistores y teléfonos es uno de los capítulos más cinematográficos de Cuéntame cómo pasó por su producción y narrativa.
El equipo rodó este episodio, para el que precisó más de un centenar de figurantes, a lo largo de 11 días y en los lugares en los que los españoles concentraron su atención aquella noche del 23-F.
Escenarios naturales de Madrid y provincia como el salón de Reinos del Palacio del Buen Retiro, el cuartel de El Goloso, el teatro Diéguez de Colmenar de Oreja, los paseos arbolados de los Sotos Históricos de Aranjuez, los exteriores del Congreso de los Diputados y el hotel Palace, de Madrid.
El rodaje en el exterior del Palace se realizó de noche y fue necesario cortar, de manera intermitente, el tráfico de la Carrera de San Jerónimo, así como ocultar señales de tráfico y otros elementos urbanos actuales. Una calurosa noche de principios de junio en la que actores y figurantes tuvieron que vestir ropa de abrigo, adecuada para las temperaturas de aquel mes de febrero de 1981.