Si sigue 'Amar' se mete en 'Cuéntame'

.

Las elecciones convocadas por el régimen franquista en el otoño de 1954 sirven de , una producción que, según uno de sus creadores, Rodolf Sirera, debería terminar pronto y "no tocar los sesenta". arranque el 6 de septiembre a la sexta temporada de Amar en tiempos revueltos
"Yo sí acabaría la serie, quizá no ahora, porque pienso que agotar el material no es bueno. Amar... debe tener su final en el momento en el que las historias hayan llegado a su punto de saturación, aunque es una opinión personal", ha dicho Sirera en conferencia de prensa durante la presentación de la nueva temporada de la serie, que produce Diagonal TV para La 1 de TVE.
La nuevas tramas se desarrollarán entre el otoño de 1954, cuando el régimen convoca a elecciones municipales, y los últimos días de 1955, momento en el que España ingresa a las Naciones Unidas, hecho que significa el fin del racionamiento y justo cuando el franquismo se dispone a perpetuarse.
Sirera ha considerado que este es un momento idóneo para pensar en cómo dar por terminada tan exitosa emisión -23,1% de cuota de pantalla con casi 3 millones de espectadores de media en su quinta temporada-, pues incluso acepta que los argumentos comienzan a dar paso a la conclusión de Amar...
"La serie no debe tocar la década de los 60; creo que los grandes cambios de este país se producen a partir del año 57 ó 58, casi a principios de los 60", ha explicado Sirera, quien recordó que el relato de la década de los 60 ya lo ha hecho la serie Cuéntame.
"De todas maneras, en esta nueva temporada ya están entrando nuevas generaciones y serán las que de alguna manera facilitarán el paso a la generación de los 60", ha explicado el co-autor de la idea original y argumento (junto a Virginia Yagüe y Manel Cubedo) de Amar...
Para la sexta temporada, la serie contará con la participación de 16 nuevos actores encabezados por José Luis García-Pérez, Roberto San Martín y Eva Martín, quienes interpretarán a Andrés Hernández Salvatierra, Ubaldo Ramos e Irene Medina, respectivamente; esta última será el personaje sobre el que gire la trama principal.
Sirera considera que el personaje de Irene Medina será "muy importante en la evolución de la serie", puesto que resume la historia de España desde la Guerra Civil hasta el momento en que arranca la nueva temporada.
Así, tras vivir en el exilio por la Guerra Civil, acaba en un campo de concentración alemán para regresar a España mucho tiempo después, gracias a su matrimonio con Ubaldo Ramos, el agregado comercial de la Embajada de Guatemala, interpretado por Roberto San Martín, quien pierde su estatus social y hace que lleguen a la Plaza de los Frutos, el emblemático barrio de la serie.
 Eva Martín, su intérprete, ha señalado que el espectador irá descubriendo el pasado de Irene Medina "a lo largo de la temporada", y se desvelarán "una serie de coincidencias con personajes que desencadenan recuerdos de un pasado horrible que ella intenta dejar atrás".
Otro personaje clave será el de Andrés, caracterizado por José Luis García-Pérez , quien representa a un empresario de derechas y con aspiraciones políticas, con matrimonio forzado con su prima Eulalia (Cristina Plazas) y una aventura amorosa con Adelina (Isabel Serrano), una maestra de baile.
Todos ellos son nuevos personajes que han necesitado de otros escenarios, como una escuela de baile donde Adelina da clases y una tienda de discos, propiedad de Ubaldo, quien la atiende tras perder su estatus social como diplomático guatemalteco.
El elenco lo complementan Marcos Gracia, Roser Tapias, Israel Elejalde, Jaroslaw Bielski, Carmen Gutiérrez, Maica Barroso.
Joaquín Climent, Juan Antonio Quintana, Héctor Tomás, Nadia de Santiago y Macarena García, quienes se unirán a Manuel Baqueiro, Itziar Miranda y José Antonio Sayagués, actores que están en la serie desde la primer temporada.
Amar en tiempos revueltos inició sus transmisiones en 2005 y originalmente tendría sólo 120 capítulos; sin embargo, se ha convertido en una de las favoritas de la audiencia, hasta completar casi 1.200 capítulos grabados.