RTVE derriba 10.000 metros cuadrados contaminados por amianto

RTVEmediaset.es

.

RTVE ha adjudicado a una Unión Temporal de Empresas formada por Excavaciones Olloquiegui y Rover Alcisa un contrato para demoler siete edificios en el centro de Prado del Rey en Madrid dentro del plan aprobado por el Consejo de Administración de la corporación en 2011 para acabar con el amianto -agente altamente cancerígeno- encontrado en algunos de las instalaciones de la pública.
Concretamente, se derribará un taller de decorados de TVE, el edificio de moviolas, de vestuarios TVE, un almacén de iluminación, la central de climatización, almacén de grúas, y cuatro casetas modulares prefabricadas, según el pliego de prescipciones técnicas del proyecto.
En total, se echarán abajo 9.324,88 metros cuadrados (una superficie equivalente a un campo de fútbol, más o menos), de los cuales la mayor parte corresponden al taller de decorados (4.352,20 metros cuadrados) y el edificio de moviolas (2.108,14 metros cuadrados). Sobre un presupuesto de licitación de 1,1 millones de euros, el proyecto ha sido adjudicado a la UTE formada por ambas empresas por un importe de adjudicación de 476.329,33 euros.
El plazo de ejecución será de 49 días desde la fecha de la firma del acta de replanteo y el desarrollo de la obra no podrá interferir en la grabación y emisión de programas por parte de RTVE, por lo que se entenderán incluidos la ejecución de trabajos en horarios nocturnos y días festivos siempre que sea necesario, según el acuerdo alcanzado.
El Consejo de Administración de RTVE aprobó en octubre de 2011 un plan para poner en marcha las obras de remodelación parcial de las instalaciones de Prado del Rey afectadas por el amianto por lo que se demolerán algunos edificios y se construirán otros nuevos, según explicaron entonces fuentes del Consejo de RTVE.
En el pliego de condiciones técnicas, RTVE señala que "una parte importante de los edificios del complejo Prado del Rey se edificaron en los años 70 y 80 del pasado siglo XX, resultando actualmente obsoletos", por lo que la Corporación RTVE, en el marco de un proceso de modernización que "abarca no sólo su labor como servicio público en el sector audiovisual sino también a sus infraestructuras", ha optado por la demolición de los siete edificios.
Quedó en un cajón el plan estrella de Luis Fernández, quien en 2007, al poco de acceder a la presidencia de RTVE, se propuso levantar un edificio emblemático que integrara todas las instalaciones de la Corporación en Madrid. El estallido de la burbuja inmobiliaria acabó con el proyecto antes de que pusiera la primera piedra.