PP y CiU eluden condenar al obispo de Alcalá

Reig Plamediaset.es

.

Los miembros del Consejo de Administración de RTVE nombrados por el PP y CiU han abandonado la reunión de este miércoles del consejo en la que se iba a votar una propuesta para enviar una carta de protesta a la Conferencia Episcopal por la homilía del obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plá, quien se refirió a los homosexuales como "personas que se prostituyen y que promueven la corrupción de menores". Finalmente, la carta será enviada a título individual por los dos consejeros de PSOE, la de IU, el de ERC y el de UGT.
La carta de protesta será enviada en nombre de esos cinco consejeros, ya que al ausentarse de la reunión los tres consejeros propuestos por el PP y el propuesto por CiU, que no ha querido votar el asunto al entender que se salía de las competencias del Consejo de Administración de RTVE, no había quórum suficiente como para poder decidir una resolución institucional como órgano de gobierno de RTVE.
El debate ha generado polémica desde el principio, ya que, ante los consejeros nombrados por el PP se han negado a incluirlo en el orden del día de la reunión. No obstante, tras un debate inicial, la inclusión se ha sometido a votación y ha sido añadidacomo último punto de la reunión con los votos a favor de los cinco consejeros de PSOE, IU, ERC y UGT, y la oposición de los tres consejeros del PP.
Sin embargo, finalmente el Consejo de Administración no se ha podido pronunciar oficialmente sobre el tema, ya que al llegar a ese punto de la reunión los consejeros nombrados por el PP se han levantado y se han ido, con lo que ya no había quórum suficiente para tomar ninguna decisión.
Mientras, el consejero nombrado a propuesta de CiU, Josep Manuel Silva, que no se había negado a debatir sobre el asunto, pero que se ha opuesto a participar en ningún tipo de votación, ha leído un escrito para que costara en acta.
En él señalaba que, "al margen de alguna expresión más o menos afortunada", que no compartía, "sobre determinados comportamientos de algunas personas que se sienten atraídas por otras personas de su mismo sexo", el resto de la intervención del obispo le parecía "correcta" y no observaba "ningún contenido delictivo".
En su escrito, Silva señala que el obispo de Alcalá de Henares "se movió siempre en el marco del lenguaje religioso y no entró en ningún momento en el terreno de las leyes, por lo que no tiene sentido juzgar sus palabras como una crítica a la normativa vigente o a la conducta de las personas no católicas".
Además, señala que el Consejo de Administración de RTVE "no tiene ninguna competencia para entrar a valorar el contenido de las declaraciones u opiniones de alguien que no es trabajador ni colaborador de la Corporación y cuyas opiniones no expresan de ninguna manera la opinión de la empresa".
En consecuencia, el consejero ha decidido ausentarse de la votación. Los cinco consejeros restantes (dos del PSOE, uno de ERC, uno de IU y uno de UGT) han decidido, en su propio nombre, enviar una carta a la Conferencia Episcopal expresando que por el artículo 11 del Mandato Marco de la Corporación de RTVE, aprobada por las Cortes en 2007, la corporación pública está "obligada a impedir que se produzcan vejaciones de orientación sexual" y que entienden que vejaciones de este tipo se han podido producir en la homilía del obispo de Alcalá de Henares.
Por ello, los cinco consejeros han acordado expresar su malestar por lo que entienden ha podido ser "un abuso del derecho de acceso del espacio" que TVE cede a la Iglesia Católica, así como pedir a los obispos que en el futuro "tengan un poco más de prudencia con este tipo de comportamientos", ya que "todos tenemos que cumplir la Constitución".
La opinión de algunos de los consejeros que han permanecido en la reunión que actualmente RTVE está "en un proceso de regubernamentalización". "Estamos intervenidos y maniatados", se ha quejado un consejero, mientras que otro ha tachado de "filibusterismo parlamentario" la maniobra de los consejeros que se han ido de la reunión imposibilitando que se produjera ningún tipo de resolución.
Por otro lado, antes de eso, el Consejo de Administración había dado luz verde al responsable de Deportes de TVE para que siguiera negociando para mantener los derechos de Roland Garros en la cadena pública siempre que el coste para este año, de unos 1,3 millones de euros, pudiera compensarse de alguna otra manera, con los votos a favor de los dos consejeros propuestos por el PSOE, el de ERC, la de IU y el de UGT, los tres en contra del PP y la abstención de CiU.
Además, y con los mismos votos a favor y en contra, el Consejo de Administración ha aprobado una resolución para acudir a los tribunales si hace falta para poder deducirse el IVA repercutido, tal y como el consejo solicitó a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en caso de que el Ejecutivo no dé respuesta a su petición o que la contestación sea no.  
Antes de la entrada en vigor de la Ley de Financiación de RTVE, que sustituyó la publicidad en la cadena pública por unas tasas que están obligadas a pagar las cadenas de televisión y las compañías de telecomunicaciones, la corporación podía deducirse el IVA repercutido. Sin embargo, con el nuevo modelo, RTVE dejó de ser sujeto pasivo del IVA, lo que supuso que no lo puede deducir, lo que supone un gasto adicional a la corporación de cerca de 115 millones de euros.