Valencia admite "errores" en la cobertura del accidente del Metro en Canal 9

Manifestación accdiente de metro Valencia en 2006mediaset.es

.

El vicepresidente del Consell y conseller de Presidencia del gobierno valenciano, José Císcar, ha asegurado que el Gobierno valenciano "no tiene la certeza" de que se produjeran errores en la cobertura del accidente de metro de Valencia en 2006, en el que fallecieron 43 personas y otras 47 resultaron heridas, por parte de Radio Televisión Valenciana (RTVV). Pero, ha indicado que si los familiares de las víctimas lo han "percibido" así, el Consell no tiene "problemas en pedir disculpas" porque "entiende su indignación".
Císcar se ha pronunciado de esta manera en la Comisión de Coordinación, Organización y Régimen de las Instituciones de la Generalitat en las Cortes Valencianas, con motivo de la comparecencia solicitada por los grupos de la oposición en relación a las denuncias de extrabajadores de RTVV de que se ocultó y manipuló información sobre el accidente de metro. "Desde mi experiencia y conocimiento personal pudo haber errores, pero confundirlo con una manipulación, no lo tengo nada claro", ha señalado al respecto.
Los portavoces de la oposición en esa comisión han recordado que las denuncias de extrabajadores señalan que desde el Consell, y concretamente el actual presidente de las Corts, Juan Cotino, se "ordenó silenciar informaciones".
Además, han señalado que las víctimas del Metro "no salieron en RTVV hasta el final, a última hora y por una ventana", en relación a la participación de la presidenta de la Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio (AVM3J), Beatriz Garrote, en el último programa antes del cierre de la televisión autonómica, cuando estaba "liberada del control político".
El portavoz adjunto de EUPV, Ignacio Blanco, considera que "hay que ser muy cínico para decir que la manipulación en la información del accidente es una percepción de las personas que perdieron familiares" en el accidente. Asimismo, ha resaltado que en aquellos días se realizó un "tratamiento secundario del accidente de metro porque dieron más eco a la visita del Papa" y, además, "el tratamiento fue manipulador con solo la versión oficial del Consell" que lo trató de "imprevisible e inevitable".
El conseller ha argumentado que el tratamiento informativo de grandes tragedias "es muy complicado" y "si cualquiera de nosotros hubiéramos tenido familiares entre las víctimas, cualquier cobertura nos hubiera parecido insuficiente e incompleta y cualquier error en el tratamiento informativo del accidente podría ser percibido como una auténtica tragedia".
"No tenemos la certeza de que fuera así, pero si las víctimas lo han percibido así el Consell entiende la indignación que pueden sentir y si así lo perciben, no tenemos problemas en pedir disculpas por eso", ha agregado. Tras esto, ha insistido en que "no se dio ningún tipo de consigna en los informativos" y que "seguro que pudo haber errores en la cobertura, pero de ahí a decir que hubo manipulación, dista".
Císcar, por otro lado, ha recordado que algunos de los extrabajadores de RTVV que han denunciado manipulación en la cadena autonómica eran responsables de informativos en aquel momento. "Si dicen que hubo presiones, que acudan a la Justicia", pero "no es de recibo que digan que si hubo injerencias, tarden siete años en decirlo", ha lamentado. Por todo lo dicho, Císcar ha argumentado que "hay muchas incertezas y demasiadas dudas razonables como para aceptar" las denuncias de la oposición.
Por otro lado, el diputado socialista Josep Moreno ha acusado a Císcar de "haber ordenado" que 16 asesores de RTVV, con una cláusula que ligaba la vigencia del puesto mientras el entonces director general de RTVV José López Jaraba continuara en su cargo, se mantuvieran tras el cese de éste último.
"Tramaron para olvidar despedir a 16 asesores" y "la factura de ese olvido" ascendió a 395.000 euros en indemnizaciones, a lo que hay que sumar el coste del año y medio que han estado contratados de manera improcedente en RTVV -desde diciembre de 2012 a mayo de 2014-, que suman de 783.000 euros, ha dicho. "El olvido ordenado de los asesores enchufados nos ha costado un millón de euros", ha aseverado.
En respuesta, el vicepresidente José Císcar ha dicho que "es responsabilidad de RTVV su contratación y despido". Además, "no he dicho nunca a ningún director de RTVV o cualquier empresa pública a quién tenía que contratar ni despedir", ha declarado al respecto.