La Generalitat valenciana cierra RTVV tras la nulidad del ERE

Alberto Fabra, presidente Comunidad Valencianamediaset.es

.

Cortando por lo sano. Ante el fallo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que anula el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Radiotelevisión Valenciana (RTVV), el presidente autonómico, Alberto Fabra, ha decretado el cierre de la compañía pública, según ha adelantado el diario Las Provincias.
Según ha justificado el Consell en un comunicado, ante la sentencia "solo" queda vía de "la supresión del servicio público" ya que "la readmisión de más de mil empleados hace su continuidad inviable".
Un millar de extrabajadores de la radio y la televisión autonómicas almorzaron hoy con el anuncio de que su despido era nulo, y cenarán con la noticia del cierre del canal. La Generalitat tira la toalla, pese a que contra el fallo cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo. Los gastos por la readmisión de la plantilla despedida alcanza los 40 millones de euros, una cantidad inasumible por las mermadas cuentas de la Generalitat.
RTVV ya acumula una deuda financiera de 1.200 millones de euros. Su plantilla actual, tras los despidos y la readmisión de 186 técnicos que hicieran posibles las emisiones, es de 676 trabajadores.
El Consell afirma que ha querido hacer pública esta decisión "con celeridad para no prolongar de manera innecesaria la intranquilidad que supondría para los trabajadores de RTVV" y señala que tiene la "obligación" de "priorizar los servicios básicos y garantizar, ante todo, una sanidad, una educación y unos servicios sociales de calidad, universales y gratuitos", que es "el objetivo prioritario de todas las actuaciones" que lleva a cabo.
El Gobierno valenciano ha destacado que la "difícil decisión" de abordar el ERE se englobó "dentro de la reestructuración del sector público empresarial cuya finalidad era lograr una administración más ligera y sostenible". Sin embargo, una vez "descartada" la vía del ERE, que era "el camino que había decidido emprender el Consell", señala que "sólo queda la otra vía que es, lamentablemente, proceder a la supresión del servicio público de la radio y la televisión de ámbito autonómico".
"La readmisión de más de mil empleados hace su continuidad inviable, pues sólo el coste de los gastos de personal de una plantilla de 1.700 trabajadores supondría aproximadamente 72 millones de euros; una cantidad a la que habría que sumar el gasto de funcionamiento y mantenimiento de RTVV, un coste que la Generalitat no puede asumir en estos momentos", explica el Consell.
Asimismo, precisa que, en el caso concreto de RTVV, la deuda acumulada y asumida por la Generalitat "superaba los 1.000 millones de euros", una cifra que, según el Consell, "dejaba en evidencia que RTVV era claramente deficitaria e insostenible con la dimensión que tenía en ese momento".
El Consell recalca que su voluntad ha sido "desde el primer momento" la de mantener abierta RTVV, "en tanto que ofrece un servicio público". Por ello, optó inicialmente por la opción del "redimensionamiento" de la plantilla y añade que "en aras de la independencia que debe regir todo proceso de estas características, se encargó a una empresa externa el proceso de ejecución del ERE".

Telemadrid es la otra cadena autonómica con un ERE pendiente de valoración por parte de los tribunales. La semana pasada, el presidente autonómico, Ignacio González, ya advirtió de que, de declararse nulo, la radiotelevisión pública se vería abocada al cierre.