"Respeto absoluto" de la Junta de Andalucía a la marcha de Pablo Carrasco

carrascomediaset.es

.

El director general de la RTVA, Pablo Carrasco, ha alegado motivos "variados" tanto de carácter personal como profesional para dimitir de su cargo, ya que, según ha dicho, tiene previsto poner en marcha un proyecto empresarial "muy personal" relacionado con la televisión. Ha indicado que aunque el asunto de su sueldo, objeto de polémica, no ha sido motivo para su decisión, "las condiciones laborales" sí han afectado.  
En una rueda de prensa, Carrasco ha manifestado sobre su sustituto que "el vacío del director general no está previsto cómo se suple ni tampoco está previsto cómo se maneja un período transitorio de este tipo", al ser él administrador único como director general de la agencia empresarial RTVA y de Canal Sur Televisión.
Ha añadido que trabajará para facilitar que "la transición sea lo mejor posible", de manera que propondrá al consejo de administración de la cadena, que se celebrará esta semana, que el actual director de Canal Sur Radio, Joaquín Durán, ocupe también la administración de Canal Sur Televisión.
Carrasco ha señalado que ha reflexionado mucho sobre la decisión que iba a tomar y que el pasado fin de semana decidió que era el momento de adoptarla. Ha apuntado que nadie le ha presionado para que no se fuera, sino que ha habido un "respeto absoluto" a su decisión, de manera que todo ha ido "con normalidad".    
Ha querido dejar claro que durante su mandato se ha sentido "absolutamente respetado" por el Gobierno andaluz, el cual ha sido "muy respetuoso" tanto con la dirección de la cadena como con los representantes de los trabajadores en los conflictos que se han planteado entre ambas partes, como el asunto del noveno convenio colectivo, que está denunciado por la dirección.  
Ha defendido que durante su mandato ha tenido "mucha capacidad de maniobra", toda la razonable para una persona que ocupa un puesto de estas características. Ha apuntado que, sin duda, durante su mandato se han cometido "errores y aciertos" y que él se siente responsable de unos y otros.
Preguntado sobre si el asunto de la bajada de su sueldo y del resto de directivos de la RTVA ha influido en su decisión, Carrasco ha indicado que cuando uno toma una decisión como la que él ha adoptado, las condiciones laborales "afectan", las presentes y las futuras. Ha señalado que no ha sido el motivo de su dimisión, pero que obviamente las condiciones laborales han afectado también.
Ha defendido que las retribuciones de los directivos, que son profesionales, tienen que estar ligadas a criterios como la experiencia, la valía, la responsabilidad y el mercado. Ha señalado que sobre este asunto se han llegado a tomar decisiones que él no ha compartido, mientras ha apuntado que en relación con el asunto de su sueldo no ha tenido "conflictos con nadie".
En cuanto a su relación con los representantes de los trabajadores, ha señalado que en unos momentos tan complicados como estos, ha tenido una relación "más que razonable". "Hemos tenido encuentros y desencuentros y he vivido momentos muy difíciles en la relación con ellos", según ha expresado Carrasco, quien ha querido dejar claro que "obviamente" este no es uno de los motivos de su decisión.
Carrasco ha estimado que puede ser posible el acuerdo sobre el noveno convenio colectivo, lo cual pasa por hacer un convenio coherente con la situación actual y que cumpla la normativa que nos regula.
Asimismo, ha querido dejar claro que nunca ha existido una propuesta de llevar a cabo un expediente de regulación de empleo en la RTVA y que él no lo ve necesario, porque con la actual disponibilidad de fondos (la Junta aporta a la cadena el 0,5% de su presupuesto), se es capaz de prestar el servicio con la actual estructura.
No obstante, Carrasco ha considerado que se tiene que llevar a cabo una bajada de cinco millones de euros en la partida de personal respecto a los gastos de finales del pasado año. "Habrá que hacer algún esfuerzo más en las retribuciones de los trabajadores", según ha expresado Pablo Carrasco, para quien la RTVA "tiene mucho futuro" y es totalmente "viable".
Ha defendido también la neutralidad y pluralidad de los informativos de Canal Sur y ha garantizado que sus profesionales trabajan con "independencia". Se ha mostrado convencido de que incluso los informativos son ahora "más plurales" que cuando él llego a la dirección de la cadena.
Pablo Carrasco también ha expresado que le parece extraordinario que la Ley de elección del director general de la RTVA por el Parlamento esté pensada para buscar el consenso, y ha expresado que le gustaría que ese proceso de transición fuera "lo más rápido posible".
Ha estimado que durante su mandato se ha desarrollado una "buena gestión" de la RTVA y ha puesto en valor el "espectacular" equipo con el que ha contado, formado tanto por los directivos como por los profesionales de la "casa", así como el trabajo espectacular que ha desarrollado el sector audiovisual andaluz.
Carrasco ha indicado que, pese a las dificultades que tiene la empresa en estas duras circunstancias, ha tomado su decisión considerando que la RTVA está en un "buen momento" en distintos ámbitos, como son el hecho de que tiene estabilidad presupuestaria a raíz del contrato programa firmado con la Junta; se han adaptado los gastos a la situación y la coyuntura que vivimos, y tiene el respaldo de sus "dueños", que son los andaluces.