RTVE, dispuesta a "sondear" para suplir el hueco que deja RTVV

Fabra y Rajoymediaset.es

.

El presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique, se ha mostrado dispuesto a "sondear" un mayor papel de RTVE en la Comunidad Valenciana, tras el cierre de la Radio Televisión Valenciana (RTVV), si se dan "las circunstancias para iniciar ese camino".
Echenique ha respondido así al diputado de IU, Ricardo Sixto, que le ha preguntado durante su comparecencia ante la Comisión Mixta (Congreso-Senado) de Control de RTVE por si la corporación pública tiene prevista alguna medida para tratar de suplir las "necesidades que se van a quedar sin cubrir" con el cierre de RTVV.
Unas horas antes, el presidente de la Generalitat Valenciana y del Partido Popular de la Comunidad Valenciana (PPCV), Alberto Fabra, se ha mostrado convencido de que habrá "soluciones" para ocupar el "hueco" que dejará el cierre de RTVV, debido al "carácter emprendedor" de los ciudadanos de la Comunidad. Fabra ha realizado estas declaraciones en los Desayunos Informativos de Europa Press, en los que ha sido presentado por el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy.
El jefe del Consell, inquirido por si habrá alternativas a RTVV para difundir la lengua y la cultura valencianas, ha destacado que "no es el lugar ni el tiempo" para plantear "qué va a pasar el día de mañana, si va a haber una nueva televisión, acuerdos con otras productoras o simplemente se va a utilizar TVE para la difusión de nuestras noticias y nuestra lengua y cultura".
No obstante, ha dicho estar "seguro" de que habrá "soluciones" para que el "hueco" que dejará RTVV "se pueda ocupar", y ha hecho hincapié en que las señas de identidad de la Comunidad Valenciana "no se van a perder en ningún caso".
Preguntado por si se pueden ganar elecciones sin contar con una televisión pública, ha respondido que "no sé si se pueden ganar, pero sí sé que se pueden perder", y ha puntualizado que hay "ejemplos en varias comunidades autónomas y en el Gobierno de España". "O somos capaces de reactivar la economía y generar empleo, o ya podemos tener todas las televisiones del mundo que perderíamos todas las elecciones", ha apostillado.
Alberto Fabra se ha preguntado: "¿Realmente necesitamos un instrumento al servicio del gobierno de turno para hacer ver a los ciudadanos lo que estamos haciendo?". A su juicio, son los ciudadanos los que "deben apreciar el bienestar que reciben".
El presidente de la Generalitat ha asegurado que tomará "las decisiones que haya que tomar para seguir garantizando el bienestar de los ciudadanos", ya que "cuando no hay para todo, hay que priorizar". Fabra ha admitido que el cierre de RTVV es una decisión "impopular" y "difícil de tomar", pero ha resaltado que "es inasumible mantener esa televisión".
"Intentamos que fuera viable, hicimos un proceso de reducción, un proceso de generación de un nuevo modelo de televisión, asumible dentro de la realidad económica actual", ha señalado. Sin embargo, ha lamentado que la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comuniat Valenciana (TSJCV) que declara la nulidad del Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que afectó a más de un millar de trabajadores, "ha hecho que no podamos permitirnos volver a la situación anterior".
En su opinión, "todos deben sacar conclusiones" del cierre de RTVV, y ha señalado que "los que en su día decían no al ERE y no querían un nuevo modelo de televisión, en estos momentos están haciendo planteamientos muy parecidos a los que en su día hicimos nosotros".
"Pusieron encima de la mesa un órdago: O todo o nada", ha criticado Fabra, quien ha resaltado que "la administración está para defender el interés de los ciudadanos y garantizar los servicios públicos y el estado de bienestar".
Ante la pregunta sobre si es totalmente irreversible la decisión de liquidar RTVV, el jefe del Consell ha señalado que "hay ciertas estructuras que nos han acompañado en los últimos años como modelos antiguos, pero que no tienen cabida en la actual situación". Ha asegurado que desde la Generalitat "quisimos mantener RTVV, pero con un nuevo modelo", pero "no tuvo su respaldo por los sindicatos y los trabajadores".
"No voy a reducir ni un euro en gasto social para mantener una televisión inasumible", ha resaltado. Fabra considera que "todo el mundo debería hacer un ejercicio de reflexión, porque los que en su día animaron a no negociar con la administración, defienden ahora el mantenimiento a toda costa de algo inasumible que nos pondría en una situación muy complicada para garantizar los servicios públicos".