Los tribunales declaran la guerra al pirateo en Internet

.

Los tribunales reconocen la propiedad intelectual de los autores de los contenidos, tanto si se comercializan a través de los medios tradicionales, como si se difunden a través de Internet. Así ha sido en los fallos más recientes, como el que condena a Youtube en Francia, o el que, en España, obliga a Youkioske a retirar algunas revistas alojadas en su web.
La plataforma de vídeos de Google tendrá que pagar 150.000 euros (y costas) al Instituto Nacional del Audiovisual (INA)  por daños y perjuicios, después de que el tribunal de Primera instancia de Creteil considere que YouTube violó la propiedad intelectual al colgar programas de los archivos de la televisión pública francesa, que explota el INA.
Asimismo, los magistrados requieren a YouTube para que instale un "sistema de filtrado eficaz e inmediato" ´de los vídeos del INA
Esta institución pidió en 2006 a YouTube que retirara unos extractos de programas de su catálogo. Estos reaparecieron poco después, y fue entonces cuando el INA acudió a los tribunales denunciando la violación de la propiedad intelectual que ahora le reconoce la sentencia.
En España, Telecinco presentó el pasado mes de septiembre un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid en el juicio que sigue contra el mismo portal de vídeos para defender sus derechos de propiedad intelectual.
Unos derechos que ha reconocido el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Alicante, que ha obligado a la web Youkioske a dejar de publicar los contenidos de varias revistas de moda y ocio de manera cautelar, mientras estudia la denuncia presentada por algunas de estas cabeceras, que acusan al portal de vulnerar la Ley de Propiedad Intelectual al no contar con su permiso, según ha informado la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE).
La asociación de editores considera que el auto del juzgado supone "un paso más en la persecución de la piratería de contenidos en la red, tanto a través de agregadores de contenidos, copias caché o copias parciales, entre otras muchas amenazas digitales".
Asimismo, AEDE recuerda que, de acuerdo a la Ley de Propiedad Intelectual, "los editores son los únicos titulares de los contenidos impresos y digitales de sus publicaciones" y ningún tercero puede aprovecharse de esos contenidos sin contar con el consentimiento expreso de sus legítimos propietarios.
En este sentido, señala que las medidas cautelares dictadas por el Juzgado alicantino "suponen un salto cualitativo en la persecución de esas actividades en la red", ya que se suma a la "amplia lista de sentencias favorables a los editores de diarios frente a aquellos press-clippers que actuaban sin autorización con las ediciones de papel".