Coulson, culpable por las escuchas del 'News of the world', y Rebekah Brooks, absuelta

.

El primer ministro británico, David Cameron, ha ofrecido este martes sus "sinceras" disculpas a los ciudadanos por haber tomado la "decisión equivocada" de contratar como su portavoz a Andy Coulson, exdirector del tabloide sensacionalista News of the World que ha sido declarado culpable por un tribunal de Londres por las escuchas telefónicas realizadas por este periódico propiedad del magnate Rupert Murdoch. "Asumo la plena responsabilidad de contratar a Andy Coulson", ha afirmado Cameron en un mensaje de vídeo emitido por televisión, en el que ha explicado que lo hizo en base a las explicaciones que le dio éste y que no han resultado ser buenas.
Rebekah Brooks
"Como siempre dije, si no era así ofrecería unas disculpas sinceras y completas y eso es lo que hago hoy, lamento mucho haberle contratado, fue una decisión equivocada", ha afirmado.
Cameron ha explicado que le preguntó a Coulson si estaba al tanto de las escuchas en el diario y dijo que no y por eso "le di el trabajo". El premier ha incidido en que "nadie tiene una queja" de la labor de Coulson como portavoz cuando él era el líder de la oposición y después de su llegada a Downing Street, pero ha lamentado haberle "dado una segunda oportunidad" tras confirmarse que le mintió.
El mismo tribunal que ha declarado culpable a Coulson ha decidido declarar no culpable a la también exdirectora del tabloide y de su matriz, News International, Rebekah Brooks, de los delitos de obstrucción a la justicia, pagos ilegales a altos cargos gubernamentales y escuchas telefónicas.
Tanto Coulson como Brooks estuvieron al frente de News of the World, el tabloide británico que se vio obligado a cerrar su edición en julio de 2011 tras las denuncias de las escuchas telefónicas realizadas por sus periodistas al buzón de voz del móvil de una niña que fue asesinada.
Brooks ha sido declarada no culpable de participar en una conspiración para realizar escuchas telefónicas, así como de autorizar pagos ilegales a altos cargos gubernamentales e intento de obstrucción a la acción de la justicia.
En la vista celebrada en el Tribunal Penal Central de Londres, Brooks no ha mostrado especial entusiasmo cuando ha sido declarada no culpable y ha salido de la sala ayudada por una enfermera. Su marido, Charlie, también ha sido absuelto.