20 años de psiquiátrico para la agresora de la familia de Paco González

Paco González y su mujermediaset.es

.

La Audiencia Provincial de Madrid ha ordenado el ingreso en un centro psiquiátrico penitenciario de Lorena G.F, autora de la agresión a la esposa y a la hija del periodista Paco González, por un tiempo no superior a 20 años. Los jueces le han condenado como autora de los delitos de homicidio en grado de tentativa, lesiones con instrumento peligroso y dos delitos de proposición de asesinato en el marco del apuñalamiento a las dos mujeres.
Los magistrados, no obstante, le absuelven de dichos delitos al concurrir la eximente de alteraciones en la percepción y ordenan su ingreso en un centro psiquiátrico penitenciario por un espacio de tiempo no superior a 20 años, a la espera de la evolución de la condenada.
Además, la Sección 23 de la Audiencia Provincial condena a su novio, Ivan T. P., como autor de un delito de homicidio en grado de tentativa y como autor de los delitos de proposición para el asesinato a la pena de 13 años de prisión. Los magistrados absuelven al hombre del delito de lesiones con instrumento peligroso por el que se le acusó.
En el juicio, el fiscal rebajó de 55 a 28 años y nueve meses de cárcel la solicitud de condena para Lorena G. Y mantuvo su petición de pena de 31 años de prisión para Iván T.
Los hechos se produjeron la mañana del 5 de febrero de 2014, cuando la mujer del periodista de la cadena Cope y su hija fueron abordadas en su vehículo por Lorena G. e Iván T.P. después de dejar al hijo menor del locutor en su colegio.
En el ataque, la mujer recibió varias puñaladas pero logró zafarse de sus agresores con ayuda de su hija. Tras el suceso, los acusados fueron detenidos. En su declaración, la agresora confesó que su obsesión por el popular locutor deportivo la llevó a cometer los hechos que se le imputan, si bien mantenía que no quería acabar con la vida de la esposa de González.
En su comparecencia, los forenses confirmaron que sufre un trastorno delirante de tipo erotomaniaco. Según los expertos, la acusada tenía una realidad paralela y ello le llevaba a pensar que González le correspondía en su amor.