La Liga sale en defensa del fichaje de Cardenal por Mediapro

fotonoticia_20180517204340_640Luis Rubiales y Javier Tebas se dan la mano en un acto organizado por la Universidad Complutense.

La patronal del fútbol, presidida por Javier Tebas, recuerda las ventajas del decreto que estableció el reparto de los derechos audiovisuales, y el exsecretario de Estado para el Deporte responde a las críticas de Luis Rubiales que no es responsable de "ningún beneficio" a la productora de Roures.

La Liga ha aumentado de 20,6 anuales a 182 millones de euros en el trienio 2016-19 su aportación a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) gracias al real decreto para la venta centralizada de los derechos de televisión negociado bajo el mandato de Miguel Cardenal como secretario de Estado para el Deporte, y que dicho organismo no se opuso a la oferta de renovación para las próximas cinco temporadas, hasta 2024. Así ha respondido a las criticas de la federación y su presidente, Luis Rubiales, tras el fichaje de Cardenal como Mediapro.
Hasta la temporada 2015-16, La Liga aportaba anualmente 20,6 millones a la RFEF para el crecimiento y desarrollo del fútbol base y en concepto de inscripciones, licencias y derechos de formación. Y, en 2016-19, "y gracias", señala en un comunicado, al real decreto del 30 de abril de 2015, aportará más de 182 millones de euros para estos conceptos, además de para el fútbol femenino, la formación de entrenadores y de árbitros, la Seguridad Social de los clubes de Primera División femenina y la Segunda División B.
En una nota pública, en la que La Liga expresa su deseo de "actualizar" la información sobre la aprobación del real decreto, que recuerda de que fue autorizado por el Parlamento con tan sólo un voto en contra debido a un error en la votación. "Se llegó al consenso con todos los implicados, excepto con la RFEF, presidida (entonces) por Ángel María Villar", apuntó la patronal.
"Con la aprobación del Real Decreto-ley 5/2015, la RFEF se vio beneficiada en los ingresos de la comercialización de los derechos de explotación de los contenidos audiovisuales de las competiciones de fútbol profesional, además de aquellos comercializados en las competiciones que la RFEF organiza: Copa del Rey y Supercopa de España", añadió.
La Liga explicó que compró los derechos audiovisuales de la temporada 2014-15, cuyos titulares eran Mediapro y Telefónica, para comenzar la comercialización internacional un año antes de la entrada en vigor del Real Decreto, y obtuvo una plusvalía de 400 millones de euros, que, unidos a las medidas de Control Económico, "han supuesto que el fútbol profesional saliera de una situación de quiebra en su mayoría a estar totalmente saneado".
La adjudicación de la comercialización de los derechos de explotación de contenidos audiovisuales a nivel internacional en la 2015-16 se entregó a la "mejor oferta" por parte de Mediapro, habiendo sido recibidas otras "sensiblemente inferiores" por otros operadores como Telefónica e IMG.
"La referida contratación y condiciones de adjudicación fueron revisadas por la CNMC, así como el desarrollo posterior del contrato. Todo ello en presencia de un representante de la RFEF en el Órgano de Control establecido por el RD- ley 5/2015, sin manifestar oposición alguna", matizó.
La renovación del contrato con Mediapro para la venta de los derechos audiovisuales internacionales para el período 2019-20 a 2023-24, añadiéndose tres a las dos temporadas ya existentes, fue también aprobada por el Órgano de Control en el que estaba representada la RFEF, "sin manifestar oposición alguna", reiteró.
Gracias a ese acuerdo, La Liga se ha garantizado un mínimo de 4.485 millones de euros durante las próximas cinco temporadas, un 30% más que en el anterior trienio. "Con estos resultados, La Liga pone en relieve el creciente valor del fútbol profesional en España. Por último, esta temporada La Liga realizó una aportación de dos millones de euros por la Supercopa de España", concluyó el organismo presidido por Javier Tebas, que aportará de 2016 a 2019 al fútbol y al resto de los deportes 56 millones de euros.
El expresidente del Consejo Superior de Deportes (CSD) Miguel Cardenal, por su parte, consideró que la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) "debería estar muy agradecida por la evolución del fútbol español" durante su etapa en el Gobierno e invitó al organismo a "estar menos pendientes de lo que hacen los demás", porque no demuestra "demasiado talento en muchas de las cosas que están haciendo".
"En el CSD debía mantener el interés general. En ningún caso he ido de la mano de Tebas, fue Villar el que no quiso ir de la mano del CSD. Si un observador objetivo ve la evolución del fútbol español durante mi mandato, la RFEF debería estar muy agradecida", manifestó Cardenal en una entrevista en El transistor, de Onda Cero.
El exdirigente replicó así a las críticas de la RFEF tras anunciarse que entraría en Mediapro a partir de noviembre, con su presidente, Luis Rubiales, considerándolo "un escándalo" en relación a su papel junto a Javier Tebas para sacar adelante el Real Decreto de la venta centralizada de derechos.
"Es una cuestión completamente falsa y me cuesta pensar que eso lo dice sinceramente, él sabe que no es verdad", aclaró Cardenal sobre las acusaciones de Rubiales emitidas desde las redes sociales.
"Si el presidente de la Federación piensa en el fútbol español no tendría horas en el día para dar gracias por la aprobación del Real Decreto Ley", añadió, al tiempo que no termina de entender la actitud de Ana Muñoz, actual vicepresidenta de la RFEF y que fue su directora general de Deportes, porque en su momento "no protestó".
Su nuevo puesto de trabajo en el área internacional de Mediapro ha provocado que se sospeche que esto es una compensación por los favores a la empresa dirigida por Jaume Roures en esta modificación legislativa. "¿Dónde está el escándalo? Que digan cuál es, pero no creo que vayan a poder dar una explicación porque no existe. Yo no he hecho ningún beneficio para Mediapro", advirtió, dejando claro que no hubo "ninguna acción" en su mandato que supusiese "un favor" a la compañía.
"Se aprueba un decreto de venta centralizada que pidieron todos los clubes. Lo había pedido La Liga y la Federación, pero sobre todo Sogecable y PRISA Televisión. Era una demanda de muchos años atrás, en 2012 estuvo a punto de no comenzar la Liga por los problemas de los derechos de televisión. Lo que cuesta es recordar alguien que estuviera en contra de la venta centralizada y ésta no le ha dado nada a Mediapro, se hizo mediante subasta", zanjó.