Los tribunales de EE. UU. bloquean la venta de Time Warner a AT&T

Entrada de una tienda de AT&T en Estados Unidos.Entrada de una tienda de AT&T en Estados Unidos.

La fusión de la operadora de telecomunicaciones con canales de televisión como CNN y HBO -a la que se opone Donald Trump- puede ser "un arma para obstaculizar la competencia", según la División Antimonopolio de la Justicia estadounidense.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha presentado una demanda antimonopolio con el objetivo de bloquear la adquisición de Time Warner por parte de la operadora AT&T al considerar que "disminuiría sustancialmente la competencia", lo que desembocaría en precios más altos y una menor innovación.
Según informó en un comunicado, la combinación de la infraestructura de distribución de AT&T y la programación de Time Warner se conforma como una de las mayores fusiones en la historia estadounidense, por lo que sería "un arma para obstaculizar la competencia" y exigir precios más altos.
"Esta fusión dañaría mucho a los consumidores estadounidenses. Significaría facturas mensuales de televisión más altas y, seguramente, se les ofrecería menos opciones innovadoras", señaló el fiscal general adjunto de la División Antimonopolio del departamento, Makan Delrahim.
Asimismo, Delrahim aseveró que esta fusión es "totalmente ilegal y, sin un remedio adecuado que prevenga completamente los daños que causaría, la única acción apropiada es solicitar una orden judicial para que se bloquee la transacción".
El abogado de AT&T Dan Petrocelli ha asegurado que "no hay evidencias de que la adquisición de Time Warner por AT&T represente una amenaza para la competencia de la industria o en los precios al consumidor", señaló al canal de noticias CNBC. "En todo caso, esta fusión producirá que las facturas de cable o de TV bajen, no suban", aseveró.
En este sentido, el abogado indicó que pretenden ir a los tribunales lo antes posible. "La última vez que un Gobierno ganó un caso en contra de este tipo de fusiones verticales, en la que ambas compañías no compiten directamente en un área comercial, Richard Nixon era presidente", agregó.
AT&T contrató la semana pasada para hacer frente a este caso a Petrocelli, un abogado de Los Ángeles que, en 2016, fue contratado por el propio presidente de EEUU, Donald Trump, para defender varios casos sobre fraude relacionados con los seminarios inmobiliarios de Trump University.
Trump ha indicado en varias ocasiones que no permitiría que esta transacción saliera adelante. Trump ha acusado a varios medios, incluida la CNN (propiedad de Time Warner), en su campaña contra las fake news.
La operación fue anunciada a finales de octubre de 2016, y en ella AT&T se haría con Time Warner por 85.400 millones de dólares (73.600 millones de euros). La fusión tenía como objetivo poner en común los negocios inalámbricos, de banda ancha y servicios de televisión por satélite de AT&T con el imperio del entretenimiento propiedad de Time Warner, que incluye canales de televisión por cable como TNT, CBB, HBO o los estudios de cine Warner Bros.