Netflix y HBO tendrán que programar un 30% de ficción europea

Sesión plenaria del Parlamento EuropeoSesión plenaria del Parlamento Europeo.

Entre las nuevas normas sobre servicios audiovisuales aprobadas por el Parlamento presidido por Antonio Tajani, se aplica al 'prime time' una mayor flexibilidad para que las cadenas puedan cumplir con la cuota máxima de anuncios del 20% en la programación diaria.

El pleno del Parlamento Europeo, presidido por Antonio Tajani, ha dado luz verde al acuerdo alcanzado entre instituciones sobre las normas de servicios audiovisuales en la UE y que, en la práctica, obligará a las plataformas de pago por visionado en Internet, como Netflix, HBO o Movistar+, a reservar una cuota mínima del 30% de su catálogo a contenidos europeos.
La norma renovada sobre servicios audiovisuales ampliará su ámbito de actuación a plataformas bajo demanda y redes sociales como Netflix, HBO, YouTube y Facebook, así como a plataformas de reproducción de vídeo en directo o streaming.
Se trata de una medida con la que se pretende apoyar la diversidad cultural del sistema audiovisual europeo y, además, incorpora disposiciones sobre accesibilidad, integridad de la señal y refuerzo de los organismos reguladores.
Las nuevas normas también contemplan que los países exijan a las plataformas que contribuyan financieramente al desarrollo de producciones audiovisuales europeas, ya sea invirtiendo directamente en contenido o contribuyendo a fondos nacionales. Estas aportaciones deberán ser proporcionales a los ingresos que recaudan en el país en el que se exija la tasa.
Otra de las novedades es que se introduce una mayor flexibilidad para que las cadenas puedan cumplir con la cuota máxima de anuncios del 20% en la programación diaria entre las 6.00 y las 18.00, que hasta ahora limita la publicidad a 12 minutos por hora y ahora podrán repartirlo. El mismo límite del 20% se aplicará al horario de máxima audiencia, que queda fijado entre las 18.00 y las 0.00.
Por otro lado, la reforma incluye normas para proteger la seguridad y la salud de los menores, por ejemplo, para reducir su exposición a contenidos publicitarios sobre alimentos no saludables o bebidas alcohólicas.
Las prácticas comerciales de posicionamiento de producto o teletiendas quedarán prohibidas en programas para menores y los Estados miembros podrán decidir si también prohíben los espacios patrocinados.
De la misma forma, se protegerán los datos personales de menores de edad a través de medidas que garantizarán que la información recogida por proveedores de servicios audiovisuales no se utiliza para fines comerciales.
Por último, el acuerdo entre las instituciones comunitarias incluye la introducción de nuevas reglas para prohibir contenidos que inciten a la violencia, al odio o a cometer actos terroristas, mientras que contenidos pornográficos o con violencia gratuita estarán sometidos a normas "estrictas".
La directiva no establece ningún sistema para filtrar el contenido antes de subirlo, pero a petición del Parlamento, las plataformas tendrán que crear un mecanismo transparente, sencillo y efectivo para permitir a los usuarios marcar el contenido o notificarlo a los administradores del sitio.