"La televisión en abierto sigue viva porque ha sabido reinventarse continuamente"

Massimo Musolino, director general de Gestión y Operaciones de Mediaset Españamediaset.es

El balance de Mediaset hasta septiembre es "muy bueno en todas las líneas de la cuenta de resultados", apunta el director general de Gestión y Operaciones, Massimo Musolino

Al que lea o escuche que la televisión en abierto está muriendo, o que agoniza, o que simplemente desfallece, Massimo Musolino, director general de Gestión y Operaciones de Mediaset España, le invita a que eche un vistazo a la presentación de resultados de la compañía en los nueve primeros meses de 2017: un beneficio neto de 146,1 millones de euros (un 11% más que un año antes), cinco veces el de 2014; los mejores márgenes operativos desde 2008 (un Ebitda de 198,8 millones y un Ebit de 185,2 millones); un incremento de los ingresos publicitarios de los medios propios y una reducción de los costes operativos; el consumo de televisión se mantiene, con una oferta líder de audiencia...
Y eso que en la última década han cambiado muchas cosas en este sector: ha crecido exponencialmente el número de canales, han aparecido nuevos competidores de OTT, la televisión de pago cuenta ahora con el pulmón financiero de las telecos, muchos contenidos premium que antes se ofrecían en abierto han pasado al pago...
Repasados los "hechos reales, no las opiniones", y parafraseando un tema de Simple Minds, el sector de la televisión en abierto –que supera sus márgenes año a año- está Alive and kicking. "Encontrar síntomas de enfermedad es muy complicado", insiste Musolino.
El balance de Mediaset España hasta septiembre es "muy bueno en todas las líneas de la cuenta de resultados", apunta el director general de Gestión.
"A pesar de no tener grandes eventos deportivos hemos conseguido incrementar los ingresos publicitarios de nuestros medios respecto al mismo periodo del año pasado (674,6 millones, un 0,7% más), en que tuvimos 23 partidos de la Eurocopa de Fútbol", explica. Un mérito que atribuye a "nuestra fuerza comercial". "Se empiezan a ver los resultados de todo el trabajo que se ha hecho en materia de reorganización, que nos ha permitido crecer más que el mercado".
Otro factor a valorar es el de la evolución del mercado publicitario. Que, después de un primer trimestre del año muy positivo (con un crecimiento del 4% en el conjunto de las televisiones) y el segundo negativo (un -3%), ha repuntado en el tercero (2%), una tendencia que continúa en el último tramo del ejercicio. A falta de que Infoadex haga públicos sus estudios, "y según nuestras estimaciones, estamos creciendo más de lo que lo hace el mercado", revela el directivo.
Además de esta tendencia positiva en los ingresos, "la sólida eficiencia en la gestión de los costes" (516,1 millones hasta septiembre, un 4,6% menos), en opinión de Musolino, ha contribuido estos nueve meses a convertir el Ebitda y el Ebit de Mediaset España en los mejores de los últimos nueve años, con una tendencia creciente ejercicio a ejercicio.
La empresa seguirá buscando "el justo equilibrio entre los costes, la audiencia y la demanda de la publicidad". Unos costes que Musolino sitúa para Mediaset en el entorno de los 760 millones de euros. "Este año gastaremos algo menos, también porque nos han ido bien muchas cosas". "Llevamos unos años rebajando costes", recuerda. "Nos ha ayudado mucho que nuestro equipo de Contenidos –de los mejores de Europa- ha sido capaz de tener un porcentaje de aciertos superior a la media".
Sin olvidar "el hecho de que en esta empresa no hacemos ofertas locas. Cuando ha habido una petición de derechos superior a lo que pensábamos que era justo o rentable para nosotros, lo hemos descartado".
"Lo último han sido", revela, "los más de 40 partidos de la selección española de la UEFA Nations League y los clasificatorios y amistosos preparatorios de las fases finales de la Eurocopa 2020 y el Mundial de 2022", comprados por RTVE. "Ofreciendo, evidentemente, más que nosotros". "Nosotros no hacemos locuras, y eso ayuda mucho en la gestión", concluye.
Si a todas las variables anteriores "se le añade que estos márgenes somos capaces de convertirlos en cash... Una atenta y equilibrada política de inversión y una buena gestión del capital circulante permiten que Mediaset España convierta el 95% de sus márgenes en tesorería, lo que al final del año nos permite disponer de los recursos financieros para distribuir dividendo o hacer operaciones de buy back o las inversiones que consideremos necesarias", añade Musolino.
También entre enero y septiembre se ha alcanzado el mejor beneficio por acción (BPA) desde 2008, 0,45 euros. El recientemente concluido programa de recompra de acciones y la distribución de dividendo sirven para "el mismo fin: crear y distribuir valor a nuestros accionistas". Desde la salida a Bolsa en 2004, Mediaset España ha repartido casi 2.700 millones entre dividendo y recompra de acciones. "Estamos hablando de casi tres años de facturación bruta. Y sin deuda. Distribuimos lo que somos capaces de ganar", remacha.
"En España, el sector está muy sano", insiste. "Nuestro principal competidor, Atresmedia, facturará menos (664,8 millones en su área de televisión), tendrá menos margen y menos beneficio (103,4 millones en el conjunto de la compañía)..., pero los dos grandes players de este mercado son rentables".
Hay que contar, además, con que el consumo de televisión se mantiene. En este octubre, supone 230 minutos por espectador al día. Con el conjunto de canales de Mediaset –Telecinco, Cuatro, FDF, Divinity, Energy, Boing, Be Mad- como líderes en lo que va de año: un 28,9% de cuota de pantalla, que crece a un 30,5% si se atiende al target comercial. En el caso de los jóvenes, el 35,2% del público de 13 a 24 años elige la oferta de Mediaset.
Y en especial para ellos "hemos desarrollado una estrategia en Internet que está conectada con la televisión. Antes, un programa de televisión moría con los créditos. Ahora, sigue viviendo en nuestro entorno en la Red, donde el consumo por parte de estos jóvenes es muy elevado".
La producción propia sigue siendo un "elemento clave" del modelo de negocio de Mediaset España en particular, y de la televisión en abierto en general. Frente al enlatado de series y cine de la televisión de pago y las OTT, la televisión que vive exclusivamente de los anuncios ofrece "producto fresco, hecho en casa, en directo, que hace que no haya una directa competencia" con los operadores de pago, recuerda Musolino.
"Cuanto más capaces seamos de ser diferentes, de mantener el nivel de nuestra programación fresco, dinámico, actual, divertido, variado... más tendremos la oportunidad de ser una alternativa importante a otras formas de televisión. Los números lo dicen", señala, antes de apuntar que "cuando la televisión de pago intenta hacer un tipo de programación más parecido a la televisión en abierto, no alcanza resultados significativos o amenazantes para nuestro modelo".
"El futuro de nuestra televisión depende de nosotros, de la capacidad que tengamos de seguir diferenciándonos respecto a otras ofertas audiovisuales", zanja el director general.
Sin olvidar la potencia de la factoría Telecinco Cinema, que ha llevado a millones de espectadores a las salas con éxitos que van de Ocho apellidos vascos a Lo imposible, y que este año lidera la taquilla de películas españolas con Tadeo Jones 2 (que ha recaudado ya más de 16 millones de euros) y Es por tu bien (casi diez).
Y sin cerrar ninguna puerta. Uno de los hitos más recientes de Mediaset España, que nació como un canal de televisión, antes de pasar a ser un conjunto de canales, antes de convertirse en "un gran proveedor de contenidos", es que una de sus productoras participadas, Alea Media, liderada por Aitor Gabilondo, realizará la primera serie española de HBO: la adaptación de Patria, el best-seller de Fernando Aramburu premiado esta semana con el Nacional de Narrativa.
"Nunca hemos renunciado a vender estos productos a terceros", admite Musolino. "Ahora empezamos a producir directamente para estos players, un gran reconocimiento a nuestra capacidad como productores, de creadores de buenos contenidos", afirma.
Tras esta lectura de todas las variables, y tras repetir que los malos augurios sobre el sector "son preocupaciones exageradas", apunta: "No significa que no estemos atentos. La televisión evoluciona, cambia. Al fin y al cabo, la televisión en abierto es un medio que sigue alive and kicking porque ha sabido reinventarse continuamente. Cada momento hay algo que la hace diferente –técnico, de contenido, de gestión...- . Trabajamos para mejorar cada día el modelo de la televisión en abierto, adaptándola a lo que cambia en el mundo. Pero no vamos a correr porque no necesitamos sorprender a nuestros espectadores, sino acompañarles en su evolución. Sin perderlos".
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.