Tras el de su padre, Sarah Hyland recibe un riñón de su hermano pequeño

Sarah HylandSarah Hyland, en 'Modern family'.

La actriz que interpreta a Haley Dunphy en 'Modern family' revela en una entrevista que los problemas de salud que padece desde niña le llevaron a pensar en quitarse la vida.

La protagonista de Modern family Sarah Hyland (Haley Dunphy en la comedia) se ha abierto de par en par para la revista Self, en una entrevista en la que ha contado los detalles del calvario que está viviendo por los problemas de salud que padece desde que era pequeña.
Desde que nació, la joven intérprete sufre problemas de riñón a causa de la displasia renal que padece, una enfermedad común que ocurre cuando el riñón no se forma correctamente en el útero materno por múltiples quistes de diferentes tamaños que provocan malformaciones.
Como contaba para la publicación americana, la actriz creía haber encontrado la solución a su problema cuando su padre le donó uno de sus riñones en 2012, pero éste empezó a fallar en la primavera del año pasado. Un rechazo que como ella misma cuenta le hizo sentirse muy culpable y pasar por un duro bache emocional. "Cuando un miembro de la familia te da una segunda oportunidad en la vida y eso falla, se siente como una culpa. Y no lo es".
"Había pasado 26 años siendo siempre una carga, cuidándome siempre, haciendo que me cuidaran porque siempre he tenido problemas de salud. Es un sentimiento de indefensión. Cosas como ésta pueden ser muy duras para una persona", relataba Hyland cuando recordaba que este duro revés le llevó, incluso, a pensar en la idea de quitarse la vida.
Cuando peor lo estaba pasando, la vida le volvió a dar una nueva oportunidad cuando los médicos descubrieron que su hermano pequeño le podía ofrecer otro riñón al ser compatible, una nueva donación por parte de un miembro de su familia que ella siente con más responsabilidad aún que la primera: "Cuando una segunda persona de tu familia, alguien a quien se supone que tienes que cuidar, tu hermano pequeño, te da una nueva oportunidad en la vida, da miedo porque no quieres fallarle".
Ahora, la actriz, que a pesar de que aún no ha llegado a la treintena (nació el 24 de noviembre de 1990 en Nueva York) ha pasado más de 15 veces por el quirófano, asegura que se encuentra bien y estable, refugiándose en el apoyo de su familia al completo, su novio, Wells Adams, y en lo que más le gusta hacer, actuar. "Tengo salud, estoy estable y muy agradecida a toda mi familia. El amor es lo más importante", zanjaba la actriz.