Kendall Jenner se confiesa: padece TOC y ataques de pánico

Kendall Jenner, portada de la revista 'Harper's Bazaar' en su número de febrero de 2018.Kendall Jenner, portada de la revista 'Harper's Bazaar' en su número de febrero de 2018.

Entrevistada por su amiga Cara Delevingne para la revista 'Harper's Bazaar', la hermana supermodelo de Kim Kardashian habla del peor recuerdo de su infancia: se quedó sin baile de graduación.

La vida de Kendall Jenner ha sido televisada desde que era una niña en el reality familiar Las Kardashian. Sin embargo, ha sido en una entrevista concedida a su amiga Cara Delevingne para la revista Harper's Baazar en la que la modelo internacional se ha sincerado, desvelando uno de sus grandes secretos.
"A veces me siento como una niña corriendo y haciendo el estúpido con mis amigos, pero otras veces solo quiero sentarme en mi casa, tomar un té y ver películas viejas como si tuviera 60 años", explicaba la hermana de Kim Kardashian sobre cómo se siente a sus 22 años. "He tenido que crecer bastante rápido y he tenido que lidiar con situaciones para las que la mayoría de los jóvenes de mi edad no están realmente preparados", aseguraba.
Y como no hay nada mejor que sincerarse con una amiga, la modelo confiesa: "Tú me conoces y sabes cómo por el TOC (trastorno obsesivo-compulsivo) me pueden superar las cosas más pequeñas. Si algo no funciona de la manera que lo planeé, me asusto". Reconoce así por primera vez con libertad su trastorno.
Kendall Jenner también ha hablado de su infancia y ha confesado lo que no perdona de cuando era una niña: "Tuve una infancia bastante normal. Fui a la escuela hasta el 10º grado. Desde ahí tuve la educación en casa. Tampoco fui al baile de graduación, algo que me molestó mucho".
Unos sacrificios que le han servido para convertirla en una de las modelos mejor pagadas del mundo. Una profesión que Jenner defiende con fuerza, desmintiendo muchos comentarios al asegurar que "es falso que ahora es mucho más fácil gracias a las redes sociales". "Hay días que trabajo 12 horas. Incluso, a veces, 24. No trabajamos menos de lo que lo hicieron los modelos de los 90 cuando eran jóvenes", sentencia.
Sin embargo, lo que más ha llamado la atención a sus seguidores es que, a pesar de la seguridad que transmite, la top model sufre "mucha ansiedad". "Me despierto de madrugada con ataques de pánico. El mundo necesita amor. Ojalá tuviera el poder de enviar a Cupido por todo el planeta, por cursi que parezca. En las redes te conectas y ves a muchos usuarios diciendo cosas horribles, es difícil mantenerse siempre positivo y no ser comido por toda esa negatividad", explicaba.
Unas declaraciones que llegan después de que el mundo entero comentara su cambio físico durante los Globos de Oro y muchos especularan con la posibilidad de que se hubiera realizado algunos retoques estéticos.