'Me cambio de apellido', entre los formatos de referencia en el MIPTV

Una familia de madridistas y una de catalanes son los opuestos que intercambian sus vidas en el primer programa.Una familia de madridistas y una de catalanes son los opuestos que intercambian sus vidas en el primer programa.

El programa de Cuatro y Boxfish seleccionado en Cannes plantea una experiencia inmersiva total a personas completamente desconocidas y procedentes de mundos opuestos.

Me cambio de apellido, formato original desarrollado por Mediaset España en colaboración con Boxfish para Cuatro, ha sido seleccionado por la prestigiosa consultora The Wit dentro del marco WitFormats como uno de los formatos de referencia en 2018 presentes en el MIPTV, que se celebra estos días en Cannes, panel en el que los productores, compradores, delegados comerciales y distribuidores internacionales descubren los mejores contenidos de entretenimiento del mundo.
Me cambio de apellido plantea una experiencia inmersiva total a dos familias completamente desconocidas y procedentes de mundos opuestos. El programa ofrece la oportunidad a sus participantes de intercambiar sus casas, sus rutinas, sus trabajos y sus entornos -en definitiva sus vidas- para demostrar su capacidad de adaptación y la solidez (o no) de sus convicciones morales al enfrentarse a otra realidad, donde no faltan ni las situaciones de humor ni las emociones a flor de pie.
La experiencia de Me cambio de apellido arranca cuando las familias se citan en un punto geográfico intermedio y los conductores se ceden temporalmente sus coches y las llaves de sus respectivas viviendas. Así simbolizan un intercambio que comienza en el instante en que arrancan la ruta con destino a su vivienda temporal.
Cuando llegan, los miembros de cada familia deben efectuar una inmersión total en la realidad de las personas con la que se han intercambiado, adoptar sus costumbres y realizar las tareas y actividades que forman parte del día a día habitual de sus anfitriones. Para ello cuentan con el asesoramiento y la ayuda tanto del anfitrión como de otros familiares y amigos. Antes de recuperar sus apellidos, los protagonistas de cada entrega se reúnen en un restaurante en el que intercambian sus impresiones sobre la experiencia que han vivido y escuchan las apreciaciones de amigos y familiares que evalúan su grado de integración en la comunidad.