La publicidad de Oh, Lola! "sexualiza la imagen de una niña"