Ángel Sastre y Antonio Pampliega, vetados en Ucrania

Los periodistas Sastre y Pampliegamediaset.es

.

Los periodistas españoles Ángel Sastre y Antonio Pampliega han denunciado en las redes sociales que la policía fronteriza de Ucrania les ha impedido entrar al país después de pasar siete horas retenidos en el aeropuerto de la capital, Kiev.
Según el relato de los periodistas, no han podido acceder al país a pesar de haber sido eliminados previamente de una lista negra en la que aparecían por emitir información sobre el este de Ucrania que "no gustó al Gobierno", ha aseverado Pampliega a través de su cuenta de Twitter.
En la misma red social, el periodista ha mostrado la fotografía de un documento escrito en ucraniano que asegura que tanto su nombre como el de Sastre están limpios y, por lo tanto, podían acceder al país.
"Se nos considera peligrosos para la Seguridad Nacional y se nos veta la entrada a Ucrania hasta el 2020", ha denunciado Pampliega en el mismo hilo de Twitter que ha utilizado para explicar el incidente.
Asimismo, el periodista ha hecho una crítica a las políticas comunitarias: "Esta es la democracia que se apoya desde la Unión Europea y que impide a la prensa trabajar con libertad en suelo ucraniano".
Pampliega se ha lamentado de que se les haya vetado un viaje en el que iban a trabajar "en el lado ucraniano" del conflicto y para el que, además, contaban con "los permisos de la ATO (siglas que corresponden a la Zona de Operación Antiterrorista, la región del país bajo control de las fuerzas militares rusas)".
Ángel Sastre y Antonio Pampliega, junto con el periodista José Manuel López, pasaron diez meses secuestrados en Siria por el Frente Al-Nusra, la que entonces era la filial local de Al-Qaeda.
Tras su liberación en mayo de 2016, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, eliminó el nombre de ambos periodistas de una lista negra en la que fueron incluidos en 2015 para que pudieran entrar al país, ha señalado Pampliega.
La Asociación de la Prensa de Madrid (APM) deplora la decisión de Ucrania de expulsar a los periodistas españoles e insta al Gobierno de Kiev a que revoque inmediatamente esta medida "coercitiva".
Además, insta al Ejecutivo español a que pida explicaciones a Ucrania sobre este "intento de censura previa" aplicado a Pampliega y Sastre "con un pretexto administrativo propio de regímenes autoritarios".
Según precisa la APM, el trabajo de los periodistas en países en conflicto es "primordial" para que los ciudadanos reciban una información "independiente y veraz" y, por ello, defiende que "los Gobiernos no deben obstaculizarlo bajo ningún pretexto".