María Gómez, ante la polémica del machismo en el Mundial: "Los gestos cuentan"

María Gómez Mundial Rusia 2018María Gómez, antes de viajar para cubrir el Mundial de Rusia 2018 en Mediaset.

Carta abierta de la reportera de Mediaset España tras denunciar los episodios de acoso a periodistas en el campeonato de fútbol de Rusia.

María Gómez ya está de vuelta en España tras "una de las experiencias profesionales más intensas y apasionantes de su carrera": la cobertura del Mundial de Rusia para Mediaset España. Donde, a su pesar, se ha convertido en abanderada de las denuncias del acoso al que algunos aficionados han sometido a reporteras deportivas como ella. "Gritos, empujones, tocamientos, besos, tirones de pelo, insultos...", como ha explicado en una carta abierta publicada en las redes sociales.
Después de salir en defensa de las compañeras a las que, en plena conexión en directo, se acercaban hombres para acosarlas, ella misma sufrió un ataque de este tipo
Un espontáneo besa a María Gómez en el Mundial de Rusia 2018
Tras este incidente, que generó la solidaridad casi unánime en las redes sociales, María Gómez volvió a convertirse en protagonista por la respuesta que dio a un aficionado al que entrevistaba en directo. "¿Tú cómo te llamas, guapa?", preguntó él. "María, periodista, lo de guapa sobra". En este caso se dividieron las opiniones, entre quienes mantuvieron su apoyo a la periodista, y quienes consideraron exagerada su reacción.
Entrevista María Gómez en el Mundial de Rusia 2018
Un debate que subió de decibelios en las redes sociales cuando empezó a circular un supuesto mensaje de la periodista de Movistar+ Mónica Marchante en el que menospreciaba a su compañera. Un mensaje de cuya autoría se desmarcó Marchante horas después.
Ahora, Gómez revela que ese directo acabó con una simple petición de disculpas, y explica que su gesto fue "espontáneo y carente de dobles intenciones", ante un comentario sobre su aspecto físico "fuera de contexto". "Los gestos cuentan".
En la nota publicada en las redes sociales, María Gómez reconoce errores propios. Como su participación en una sección televisiva durante el Mundial que "contribuía a la cosificación de los futbolistas", por la que pide disculpas. 
Y termina su carta abierta dando las gracias a las "mujeres y hombres que trabajamos para que, muy pronto, estas denuncias dejen de ser necesarias".