Muere a los 52 años Luke Perry, Dylan en 'Sensación de vivir'

Muere a los 52 años Luke Perry, Dylan en 'Sensación de vivir'Luke Perry, en 'Riverdale'.

El actor que interpretaba a Fred, el padre de Archie en la serie 'Riverdale', fallece en Los Ángeles a consecuencia de un derrame cerebral.

Luke Perry, conocido por interpretar a Dylan en la serie de los 90 Sensación de vivir, ha fallecido el lunes 4 de marzo como consecuencia de un derrame cerebral que sufrió la semana anterior. El intérprete había sido hospitalizado en Los Ángeles y permanecía en estado de observación, con pronóstico reservado.

El Departamento de Bomberos de Los Ángeles recibió el pasado miércoles una llamada de urgencia de una "solicitud médica no especificada". El representante de Perry empezó confirmanado que el actor "estaba bajo observación en el hospital", sin más detalles.

Además de Sensación de vivir, Luke Perry, de 52 años, acabó siendo conocido por interpretar a Fred, el padre de Archie (KJ Apa) en la serie Riverdale, de The CW. Entre sus otros trabajos están películas como la cinta original de Buffy, la cazavampiros (1992), 8 segundos (1994) y El quinto elemento (1997).

La semana pasada CBS había anunciado el regreso de la ficción que le dio popularidad, Sensación de vivir, con parte del reparto original de la serie, entre los que no estaba Luke Perry.

El actor era padre de Jack y Sophie, fruto de su matrimonio con Rachel Sharp.

Compañeros de Perry en Sensación de vivir como Shannen Doherty (Brenda), Ian Ziering (Steve), Christine Elise McCarthy (Emily) o Gabrielle Carteris (Andrea) han dedicado emotivas palabras para honrar su memoria.

"Estoy en shock. Con el corazón roto. Devastada por la pérdida de mi amigo", dijo Doherty, conocida por interpretar a Brenda Walsh, la novia de Dylan, y que también se ha enfrentado a la incertidumbre por un cáncer de mama.

En una entrevista para People, la actriz se ha emocionado recordando a su compañero: "Tengo tantos recuerdos con Luke que me hacen reír y que quedarán impresos por siempre en mi corazón y en mi mente...".

"Hace un par de semanas, en febrero, Luke y yo quedamos para comer. Él eligió un restaurante que le permitiera entrar con su perra. Entré y ahí estaba él, sonriendo, con su perra Penny y su camita debajo de la mesa, más feliz que una perdiz", recordó.