Las luces y sombras de Nápoles, en 'Viajeros Cuatro'

Los reporteros de Cuatro Amaya Rey y Aitor Luque se desplazan el miércoles 15 de agosto (22.45) a la ciudad del sur de Italia donde "se llora dos veces, una cuando llegas y otra cuando te vas".

"En Nápoles se llora dos veces, una cuando llegas y otra cuando te vas", cuenta Victoria Gallego, historiadora española afincada en el sur de Italia. Esta urbe, de gran riqueza histórica, cultural y gastronómica, vive permanente atenta a un posible despertar del Vesubio. Los reporteros Amaya Rey y Aitor Luque serán los encargados de mostrar las luces y la sombras de esta ciudad en la entrega de Viajeros Cuatro que Cuatro emite el miércoles 15 de agosto, a partir de las 22.45.
'Viajeros Cuatro' Nápoles
'Viajeros Cuatro' Nápoles
'Viajeros Cuatro' Nápoles
En este enclave a las orillas del Mar Mediterráneo, las calles están llenas de vida y aroma a la bella Italia. Trattorie como La Nenella reciben cada día a grupos de curiosos deseando probar los raviolis, prosciuttos napolitanos y la pizza margarita originaria de Nápoles. En este restaurante trabaja José, de origen catalán, que vive día a día las performances que protagoniza su dueño. 
'Viajeros Cuatro' Nápoles
'Viajeros Cuatro' Nápoles
En el barrio de la Sanitá, sus habitantes conviven con los resquicios de la vieja Camorra. Así lo cuenta una española residente en esta zona que acompañará a los reporteros a la pastelería Popella, local que luce con orgullo en su escaparate la marca de un disparo. Su dueño, que se negó a pagar los impuestos a la mafia, relatará cómo acabó inspirándose en el suceso para crear un pastel único de temática criminal.
'Viajeros Cuatro' Nápoles
'Viajeros Cuatro' Nápoles
La web de Viajeros Cuatro ofrecerá algunas de las recomendaciones para visitar esta ciudad, como el Barrio Español, en el que aún subsiste el sistema de compra mediante cubos con cuerdas entre los balcones. Destaca también la Capilla de Sansevero, refugio de un impresionante Cristo velado, y las Catacumbas de San Gaudioso, tumbas subterráneas únicas en el mundo que serpentean las profundidades del barrio de Sanitá.