Jesús Calleja y los vecinos de un pueblo de Lleida reabren un cine en 'Volando voy'

Jesús Calleja, presentador de 'Volando voy'.Jesús Calleja, presentador de 'Volando voy'.

La recuperación en tiempo récord de una sala de exhibición en Penelles, localidad "que rebosa arte en todos sus rincones", es uno de los objetivos del programa de aventuras de Cuatro para su próxima temporada.

Mientras España entera celebra una nueva edición de la Fiesta del cine, muchos amantes del séptimo arte no tienen posibilidad de disfrutar de la ficción en pantalla grande porque han desaparecido las salas de exhibición en sus localidades, una situación que se agudiza en los entornos rurales. El apagón analógico obligó a todas las salas de cine a digitalizarse o desaparecer. El Cinema Paradiso murió para muchos pueblos.
Sin embargo, ahora esos mismos avances tecnológicos y las nuevas vías de reproducción digital suponen una puerta de esperanza al retorno de los cines que Jesús Calleja quiere abrir de par en par con una de las misiones de la nueva temporada del programa de Cuatro Volando voy: reabrir el viejo cine de una localidad, pero adaptado a los tiempos modernos, una misión muy especial que se graba esta semana en Penelles y sus alrededores, en Lleida.
"En Volando voy nos gusta retratar paisajes desde el aire y paisajes humanos, y contar historias emocionantes que involucren a las gentes de los pueblos", explica Jesús Calleja. "Y una de estas historias que nos fascinó a todo el equipo sucedía en Penelles, en Lleida; una población que perdió su hermoso cine de toda la vida. Todos los que amamos la televisión amamos también el cine, porque siempre ha sido una de las maneras más bonitas de crear comunidad en los pequeños núcleos rurales. Queremos que en las salas de cine se siga reuniendo la gente de los pueblos y que se formen parejas. Ahora tenemos la oportunidad de conseguirlo en Penelles, que además rebosa arte en todos sus rincones".
Penelles, un pueblecito de la provincia de Lleida, ha sido durante 40 años el centro social de la comarca de la Noguera, pues disponía de un cine, el Kursaaal, donde acudían todos los vecinos de los municipios colindantes. La sala cerró al no poder asumir los costes que implicaban los métodos de reproducción digital. Ahora, Jesús Calleja y Volando voy intentarán rehabilitar y reinaugurar el cine en tiempo récord involucrando a todos los vecinos de la localidad y pueblos aledaños y potenciando, además, uno de los grandes valores diferenciales de Penelles: los murales y grafitis que proliferan en sus calles.
El desarrollo de toda la misión y su resultado final formarán parte de los contenidos de la próxima temporada de Volando voy.