'Los gipsy kings' celebran su 'Morri Crismas'

REBE PURPURINALa Rebe, preparada para la Navidad.

Los Reyes del Mercadillo y Los Reyes del Brillo regresan a Cuatro el domingo 16 de diciembre (22.45) para dar el pistoletazo de salida a la Navidad.

Cuando parecía que ya lo habíamos visto todo de Los gipsy kings, Sus Majestades Gitanas demostrarán, una vez más, que siempre tienen algo para dejarnos con la boca abierta. Han compartido con los espectadores los momentos más íntimos de sus vidas. Los hemos visto casarse, nacer, viajar, reír y llorar... Pero nunca habíamos pasado unas Navidades con ellos. Ha llegado el momento: Cuatro ofrecerá el domingo 16 de diciembre (22.45) el primer especial de Morri Crismas, protagonizado por las dinastías de Las Salazar y Los Jiménez que mostrarán cómo son unas auténticas Navidades Gipsy.
FOTO FAMILIA JIMENEZ NAVIDAD
MARISOL
En esta entrega, los Reyes del Mercadillo empezarán los preparativos de las primeras Navidades que disfrutarán con el hijo de La Rebe. A Dani se le cae la baba con su nieto y su objetivo en estas fiestas es que el bebé disfrute de las mejores Navidades del mundo. Esto hará que al patriarca de los Jiménez se le vaya un poco de las manos la decoración navideña y que la casa termine pareciendo un parque temático.
Las fiestas también son un tiempo de nostalgia, así que Marisol, como los almendros y junto al resto de la familia, vuelve a Talayuela por Navidad para cumplir con las tradiciones más especiales: la puesta del árbol y su recogida de aguinaldo puerta por puerta.
FOTO FAMILIA SALAZAR NAVIDAD
SALAZAR LUCES
En Madrid, las Salazar se emplean a fondo en su brilli-Navidad. La búsqueda de un árbol a lo Kardashian traerá de calle a madre e hija. ¿Conseguirán la decoración de sus sueños? En medio de su búsqueda por tierra, mar, aire, centros comerciales y polígonos industriales, las reinas del brillo recibirán una llamada muy especial que las llevará a vivir a una aventura que jamás hubieran imaginado: ser las pregoneras de lujo del alumbrado de una famosa ciudad de Madrid.
Pero… siempre hay un pero: para poder llevarla a cabo tendrán que volver a conspirar a escondidas de sus maridos, ya que el evento coincide con una fiesta familiar que tampoco pueden perderse. ¿Les saldrá bien la jugada esta vez?