Tercera investigación de Scotland Yard a Kevin Spacey por abuso sexual

Kevin Spacey, que interpreta a Frank Underwood en 'House of cards', en una escena de la quinta temporada de la serie de Netflix.Kevin Spacey, que interpreta a Frank Underwood en 'House of cards', en una escena de la quinta temporada de la serie de Netflix.

El despedido protagonista de 'House of cards' está recluido en el centro de rehabilitación The Meadows, en Arizona, para tratar sus problemas de adicción mientras un empleado de seguridad de la serie de Netflix le acusa de racista: "No quería dar la mano a los trabajadores negros".

Kevin Spacey vuelve a estar en el ojo del huracán. El hasta ahora protagonista de la serie de Netflix House of cards está siendo investigado por la Policía Metropolitana de Londres a raíz del testimonio de un ciudadano que afirmó haber sido víctima del actor en 2005 en Westminster.
Según el Daily Mail, ésta sería la tercera ocasión en la que Scotland Yard investiga un caso de supuesto abuso sexual que tiene como protagonista al ganador del Oscar por American beauty, y ha tramitado anteriormente otras dos denuncias sobre el comportamiento inapropiado del actor en el distrito de Lambeth, al sur de Londres, en 2005 y 2008. Estas acusaciones llegan meses después de que el actor Anthony Rapp (Star trek Discovery) señalase directamente a Spacey por una supuesta agresión sexual cometida cuando él tan solo tenía 14 años.
Además, el propietario de la que fuera empresa de seguridad de House of cards -VIP Protective Services- ha denunciado también que el actor hizo comentarios muy ofensivos de carácter racista a sus trabajadores. Según Earl Blue, eran el pan de cada día en el set de rodaje de la serie de Netflix: "No quería dar la mano a los trabajadores negros".
Por otro lado, el pasado mes de noviembre más de 20 trabajadores del Old Vic Theater de Londres transmitieron sus quejas por el "comportamiento inapropiado" de Spacey, quien fue director artístico de la sala entre 2004 y 2015. Spacey todavía no tiene cargos penales por ninguna de las acusaciones presentadas contra él.
No obstante, estos escándalos sexuales le han costado su carrera interpretativa a Spacey, quien perdió su papel en la serie House of cards, uno de los buques insignia de Netflix, y en Todo el dinero del mundo, filme de Ridley Scott en el que fue reemplazado por Christopher Plummer. Además, la Academia de televisión estadounidense retiró el Emmy de honor a Spacey.
Las nuevas acusaciones llegan cuando el actor está recluido en el centro de rehabilitación The Meadows, en Arizona, para tratar sus problemas de adicción al sexo.