'Amores que duelen' pone el foco en la violencia sobre los hijos

'Amores que duelen' analiza cómo afecta la violencia de género a los más jóvenes.'Amores que duelen' analiza cómo afecta la violencia de género a los más jóvenes.

Telecinco estrena el miércoles 7 de noviembre a las 00.30 la quinta temporada del 'docufactual' conducido por Roberto Arce y protagonizado por víctimas de malos tratos, con recreaciones de los casos y testimonios.

Han sido víctimas de la violencia de sus parejas, han conseguido salir de la situación y han querido compartir su testimonio para que otras mujeres sepan reconocer relaciones violentas y puedan salir de la espiral de sometimiento y destrucción que provocan los malos tratos. Ellas son las protagonistas de los casos que componen la quinta temporada de Amores que duelen, docufactual conducido por Roberto Arce que Telecinco estrena el miércoles 7 de noviembre a las 00.30. 
roberto-arce.jpg_588b77bb657e8
A partir de la recreación de cada caso y de los testimonios tanto de las víctimas como de personas cercanas de su entorno, el programa que Telecinco produce en colaboración con Verve Media pretende concienciar a los espectadores sobre la importancia de combatir la violencia de género y dar a conocer las vías de ayuda que existen para salir de esta situación. 
Según el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General de Poder Judicial, el año pasado las denuncias por violencia de género aumentaron un 16%, llegando a registrarse más de 450 diarias. 
En esta nueva entrega, Amores que duelen, que cuenta con el asesoramiento de la psicóloga Bárbara Zorrilla, abordará distintos tipos de violencia que los agresores ejercen sobre sus parejas, tanto a nivel físico, psicológico o sexual, como desde un punto de vista social, cercenando su círculo de amigos y humillándolas en público; geográfico, obligándolas a cambiar de lugar de residencia para dejarlas sin apoyo; ambiental, intimidándolas con una conducta agresiva en el ámbito doméstico con golpes en muebles y paredes; o con amenazas con hacer daño a sus seres más queridos. En este sentido, el programa prestará especial atención a los efectos de la violencia sobre los hijos: cada año, 840.000 niños sufren esta situación en sus hogares y 40 de ellos se quedan huérfanos, según fuentes del Ministerio de Igualdad y Asuntos Sociales. 
Amores que duelen también analizará cómo afecta esta lacra a la población más joven: ocho de cada diez adolescentes aseguran haber presenciado o conocer algún episodio de malos tratos en parejas de su misma edad y el 73,3% de adolescentes aprende de un adulto que los celos son expresión de amor (según el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fundación y Ayuda contra la Drogadicción y el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), respectivamente).
El programa pondrá el foco en las redes sociales, que llegan a convertirse en un arma de control muy poderosa para los agresores; en los celos, que a menudo se confunden con amor e interés por parte de la pareja; y, sobre todo, en la importancia del entorno como principal punto de apoyo para las víctimas. Además, Amores que duelen destacará en una de las entregas de la temporada el papel de las casas de acogida en el proceso de ayuda a las víctimas y abordará los efectos que los malos tratos pueden ocasionar en la salud mental a través de un caso que se enmarcará dentro de la campaña No te hagas el loco de 12 meses. 
Estrella (43 años), protagonista del primer caso en el que se aplicó la perspectiva de género en una condena por intento de asesinato, en la primera entrega.
Estrella es una superviviente que sufrió 16 años de maltrato continuado. Su pareja utilizó a sus dos hijas para hacerle daño. El día que ella decidió dejarle, se puso en grave peligro: él la apuñaló en presencia de sus hijas, aunque afortunadamente salvó su vida gracias a la denuncia de una de ellas. En el juicio contra el maltratador, un juez aplicó por primera vez en nuestro país la perspectiva de género en una condena por intento de asesinato. 
Amores que duelen anotó en su cuarta temporada su mejor media histórica (13% de share y 1.140.000 espectadores) y registró un seguimiento destacado en espectadores de 25 a 34 años (13,6%). Por comunidades autónomas fue la primera opción en Asturias (21,9%), Murcia (20,3%), Castilla-La Mancha (17,3%), Andalucía (17,2%), Aragón (13,6%), Galicia (12,9%), Canarias (12,6%) y Euskadi (11,8%).