Rosa María Mateo: en RTVE no hay "purga", sino "cambios con criterios profesionales"

Rosa María Mateo, en su primera comparecencia ante la Comisión Mixta Congreso-Senado de Control de RTVE.Rosa María Mateo, en su primera comparecencia ante la Comisión Mixta Congreso-Senado de Control de RTVE.

En su primera comparecencia ante la comisión mixta Congreso-Senado, la administradora única de la radiotelevisión estatal responde al PP que no es partidista y que "desde los 14 años" no tolera que nadie le dé órdenes.

El portavoz del PP en la Comisión Mixta (Congreso-Senado) de control parlamentario de RTVE, Ramón Moreno, ha asegurado que la administradora única de la Corporación, Rosa María Mateo, vive "vigilada y sometida" por el Gobierno y "sus socios" y que esta situación ha llevado a una bajada de los datos de audiencia de la televisión pública. A estas acusaciones, la responsable de la Corporación ha contestado que no es partidista y que no tolera que nadie le dé órdenes "desde los 14 años".
Durante la primera comparecencia de Mateo en el Congreso - tras su toma de posesión el pasado 30 de julio-, el diputado popular ha puesto en cuestión la labor de la periodista al frente de RTVE, señalando que "no es administradora" porque no tiene experiencia en gestión, que "no es única" porque, "al menos, son dos los que deciden" -en referencia a los líderes de PSOE y Podemos- y "no es provisional" porque "se quedará" en su cargo "hasta que decidan que ya no les es útil".
Moreno ha defendido la labor del antecesor de Mateo, José Antonio Sánchez, que, según ha explicado, dejó los informativos de TVE con "datos espectaculares". Además, ha respondido a quienes criticaron que Sánchez reconociera que era votante del PP, señalando que Mateo ha participado "en campañas electorales socialistas" durante unos comicios generales. "La idoneidad e independencia las ha defendido sola en estos dos meses: sin control del Consejo de Administración, sin dar explicaciones públicas y cobijada por los socios de la moción", ha declarado.
Mateo se ha defendido de estas palabras señalando que cree en la "independencia" desde joven y que "nadie" le va a dar ordenes porque no lo va a consentir. Además, ha recriminado a los de Pablo Casado que hablen de los votos de otros grupos parlamentarios, como los vascos o catalanes, con "desprecio" como si "no fueran igual de válidos" sólo porque "no son los suyos". "Me votaron 180 votos que son mayoría suficiente (del Congreso de los Diputados) para estar en el lugar que ocupo", ha respondido.
Para la compareciente, al PP le importa la televisión pública "sólo cuando la pueden controlar". De hecho, a las acusaciones de manipulación realizadas por Moreno, la administradora única ha asegurado que cree que los diputados del PP "no ven la televisión".
Sobre su participación en la campaña socialista, Mateo ha aclarado que se trataba de un acto de primarias, no unas elecciones generales, que le pidieron que presentara. En este sentido, ha explicado que también presentó un libro sobre la esposa del expresidente del PP José María Aznar, Ana Botella, para el que escribió un texto que le pidió la propia Botella.
"No soy partidista. Yo creo que tengo que defender desde mi puesto a todos los españoles, sean del PP, PSOE o Podemos", ha declarado en su intervención, para señalar que los socialistas no le han entregado ningún argumentario a su llegada a la Corporación, y que tampoco es "podemita" ni "socialista".
A pesar de estas explicaciones, para Moreno la actitud de la periodista en la gestión de RTVE se basa en una "vulgar revancha", un "baile de sillas" y una "persecución humillante de profesionales" que, a su juicio, sólo habían cometido el delito de "convertir a los informativos de TVE en los más vistos".
A las audiencias de estos espacios también se ha referido el portavoz de Ciudadanos en esta materia, Guillermo Díaz, quien ha apuntado que la nueva RTVE de Pedro Sánchez "y aledaños" no ha mejorado la situación en la que el Ejecutivo de Mariano Rajoy dejó a la Corporación y, más concretamente los espectadores de los informativos de La 1.
Desde el PSOE se ha acusado a PP y Ciudadanos de intentar retrasar la resolución del concurso público que se está desarrollando para renovar el consejo de administración de RTVE, aceptando el recurso del exconsejero de RTVE a propuesta del PP, José Manuel Peñalosa, para participar en este proceso a pesar de no contar con la titulación necesaria. "Ese recurso complica que el concurso salga adelante cuanto antes, que es lo que queremos", ha advertido el portavoz socialista, José Miguel Camacho.
Por su parte, la portavoz de Podemos sobre RTVE, Noelia Vera, se ha mostrado "de acuerdo" con la necesidad de "cesar a aquellos cargos" que fueran necesarios para "acabar con la situación lamentable" de RTVE, que, a su juicio, estaba siendo usada como "una herramienta de propaganda al servicio del PP".
"Espero estar como administradora el menor tiempo posible, me dijeron dos meses y me preocupa, porque era muy feliz antes de enfrentarme con ustedes", ha señalado Mateo, para indicar que su intención en esta etapa es dejar un "legado" a la persona que le sustituya en el concurso público.
Mateo ha rechazado que se ha haya producido una "purga" de cargos directivos en el seno de la Corporación. "En lugar de purga yo puedo hablarles de ceses y de cambios, unos cambios que he hecho siguiendo únicamente criterios profesionales", ha defendido.
"No puedo tolerar ni tolero que se le ponga una cruz a alguien por su raza ideológica o creencia religiosa ni tampoco que alguien quiera imponernos a los ciudadanos sus creencias por la fuerza o por la violencia", ha explicado Rosa María Mateo ante la Comisión Mixta (Congreso-Senado) de Control Parlamentario y sus Sociedades, celebrada en el Congreso de los Diputados.
"Creo profundamente en la libertad y mi libertad les beneficia. A la democracia, a los ciudadanos y a ustedes les daña una televisión manipulada que esté al servicio del poder o del gobierno de turno, además de estar en contra de la Constitución y de la ley", ha manifestado.
Asimismo, Mateo ha dicho que ni ella ni los trabajadores "quieren ese modelo contra el que vienen luchando". "Para mí, la palabra purga que se ha utilizado tanto durante estos meses significa gulag, significa estalinismo, nazismo, fascismo, franquismo, pinochetismo, campos de concentración, abuso de poder", ha manifestado Mateo provocando las protestas de los parlamentarios populares.