Alicia Senovilla: "Hay gente que pensaba que había abandonado la televisión"

Alicia Senovilla, presentadora de 'En boca de todos' en Telemadrid.Alicia Senovilla, presentadora de 'En boca de todos' en Telemadrid.

Telemadrid estrena el 12 de febrero (de lunes a viernes, de 11.30 a 13.30) el magacín y 'talk show' producido por Unicorn Content con testimonios en plató, Pello Moriones tomando el pulso a la calle y un debate de expertos en el tema de actualidad que se aborde.

Casi dos décadas después, Alicia Senovilla (Madrid, 1969) regresa a las mañanas de Telemadrid. Aspira a estar En boca de todos (desde el 12 de febrero, de lunes a viernes, de 11.30 a 13.30), magacín y talk show  producido por Unicorn Content que girará en torno a la actualidad y a las redes sociales.
El programa cuenta con colaboradores como Nieves Herrero, Rosa Villacastín, Carmen Ro, Irene López Assor, Pepe del Real, Paloma Barrientos, Consuelo Font, Rocío Ramos-Paul, Lorena Berdún, Beatriz Cortázar, Juan Carlos Delgado El Pera, Carmen Carcelén, Charo Reina, Montse Suárez o Marisa Martín Blázquez, entre otros.
En En boca de todos, las redes sociales van a tener una gran importancia.
Alicia Senovilla: Obvio, porque pretendemos que sea un programa abierto en el que el testimonio al uso no solo va a estar en el plató. Vamos a tener un reportero (Pello Moriones) que va a estar en la calle tomándole el pulso y captando testimonios sobre el tema que tratemos. Además habrá un debate con expertos, profesionales, colaboradores que dependerán del tema.
El hilo conductor del programa va a ser un tema de actualidad y un tema social. Si estuviéramos hablando en Twitter, el título del programa sería Trending topic. Lo que pretendemos es tratar esos temas con los que discutimos en casa, con la familia, con los compañeros de trabajo, en el bar con los amigos… 
Y de todas esas características del programa que ha ido mencionando, ¿cuál destacaría?
A. S.: Yo creo que es la fusión del testimonio puro y duro al uso, el debate respecto al tema y la implicación de la gente de la calle y desde donde estén. Vamos a tener las redes sociales absolutamente activas, y además la gente va a poder participar, que es lo que nosotros queremos, desde el teléfono, desde las redes o con palomas mensajeras. Que sea un programa para los madrileños en el que todo el mundo participe, porque son temas tan habituales y tan del día a día que todos tenemos alguna opinión.
¿Cómo se desenvuelve usted en las RRSS?
A. S.: Como puedo. Es como una condena: hay que echarle mucho tiempo y mucha dedicación. Tuve que tripitir un curso de Communnity Manager para enterarme un poco de cómo funcionaba todo esto (risas). Pero no podía permitirme el lujo de dejar que mis hijos me alcanzaran en este tema. 
Y bueno, lo que pasa es que luego todos tenemos alguna debilidad hacia ciertas redes. Twitter para mí es un poco más aburrido. Profesionalmente es una cosa más rápida, más dinámica y para el programa va a ser genial, pero yo soy más de empatía. Soy más de Facebook y de Instagram, porque en ellas me he podido reencontrar con público de hace muchos años. He podido ponerles nombre y cara, que antiguamente, cuando empecé en la tele, ellos me conocían pero yo no conocía a nadie. Pero desde que tengo RRSS la gente se me presenta y me dice: 'Oye, yo estuve contigo en tal programa', '¿Te acuerdas de aquel testimonio?', 'Te sigo desde hace años'. Y ahí sí que empieza a existir esa relación personal que antiguamente no se podía tener.
Lo que sí te digo es que mis redes modestamente las llevo yo cuando puedo y como puedo, pero las llevo yo. Me gusta saber quién está, quién no está, lo que me comentan… Y, sobre todo, recibir el cariño del público es maravilloso.
Aunque de manera local, va a competir en la misma franja que Ana Rosa Quintana o Susana Griso. ¿Le asusta la competencia o, por el contrario, le motiva aún más el reto?
A. S.: No me lo tomo como una competencia al uso porque no vamos a hacer ni siquiera algo parecido. Nosotros vamos a tratar temas sociales y sobre todo de la calle. Y por supuesto, al final del programa hablaremos un poquito de la sociedad de Madrid. Tenemos la suerte, y hay que aprovecharlo, de que casi todo ocurre en Madrid, donde hay unos estrenos de teatro maravillosos, unos estrenos de cine apasionantes, unas presentaciones de libros geniales, los mejores photocalls, la gente más chic y más guapa. Y todo eso hay que contarlo, porque lo tenemos aquí, pero eso será al final de programa.
Tras más de 15 años, regresa a Telemadrid, donde ya condujo Las mañanas de Alicia y el espacio de talk show nocturno Dímelo todo. ¿Qué le ha motivado a volver a esta autonómica?
A. S.: Lo primero que más me ha motivado yo creo que es el proyecto que se me ha puesto por delante. Volver a Telemadrid, volver un poco a tu casa y volver a hacer un programa diario y en directo, ¿a qué profesional de la tele no le gusta? Yo creo que somos un poco masoquistas y cuanto más difícil nos ponen las pruebas y más altos los obstáculos, más nos gusta. Y volver a una televisión como Telemadrid, de la que tengo tantos buenos recuerdos; volver a hacer un diario en directo, y sobre todo volverme a reencontrar con compañeros con los que empecé trabajando en este mundo de la tele… Tenía más cosas a favor que en contra.
Alicia Senovilla, presentadora de 'En boca de todos' en Telemadrid.
Lo último que ha hecho ha sido A tu vera, en Castilla-La Mancha TV…
A. S.: …Sí, terminé hace dos semanas la décima edición. Ha ido todo encadenado, un bonito regalo de Reyes Magos.
¿Qué diferencias destacaría de su anterior trabajo con respecto a En boca de todos?
A. S.: A tu vera era un programa en directo, pero semanal. La diferencia más grande es el hecho de ser a diario. Y bueno, que parece que cobra más importancia estar en Telemadrid porque en Madrid es donde ocurren todas las cosas. Hay gente que parecía que, como no estaba en un sitio visible en el centro de España, pensaba que o no estaba, o no existía o había abandonado la profesión. No, es que yo llevo los últimos diez años trabajando en Castilla-La Mancha, pero yo no he dejado esta profesión nunca jamás. Allí en Castilla-La Mancha he estado haciendo las tardes, programas de investigación, de reportajes, la copla que lleva ya su décima edición… O sea. que fíjate si he estado haciendo cosas.
¿Cómo ve a la Telemadrid actual con respecto a la que dejó en 2002?
A. S.: En los medios de comunicación nos pasa como en la vida: casi todo es cíclico y tenemos subidas y bajadas como una montaña rusa. Hay mejores temporadas en nuestra vida y peores. Telemadrid ha pasado por buenos momentos, como cuando yo estuve hace 15 años, y otros no tan buenos hace relativamente poco. Pero yo creo que quien no arriesga, no gana, y lo que tiene este nuevo equipo de Telemadrid es que está apostando por retomar la televisión de los madrileños y, sobre todo, está arriesgando a hacer cosas poquito a poco y escuchando al público y sus demandas. Yo creo que hay que dar una oportunidad a todo el mundo y hay tarta para repartir para todo el mundo.
Obviamente los tiempos no son los mismos, entonces no existían las redes, ni el WhatsApp ni todas estas cosas. Nos tenemos que adaptar a que ahora haya muchos medios de comunicación, ya que antes nada más que teníamos la tele y la radio.
Ha comentado que le hacía ilusión reencontrarse con ciertas personas, ¿de su anterior etapa en Telemadrid?
A. S.: Sí, son personas que han trabajado conmigo en Telemadrid, en Antena 3… Han trabajado conmigo a lo largo de los años, porque ya llevo muchos en la profesión (risas). Es muy gratificante reencontrarte con compañeros de los que tú has aprendido y con los que has tenido muy buena relación, sobre todo porque el trabajo se hace mucho más fácil. Ellos ya te conocen, yo les conozco a ellos, sabemos cómo nos gustan las cosas, a veces no nos hace falta decir nada para que exista complicidad y con mirarnos nos entendemos. Eso te hace, ante un reto como el que se nos presenta, las cosas mucho más fáciles, y vas con las espaldas más cubiertas. Todos sabemos dónde estamos, cuál es nuestro sitio y cuál es el papel que tenemos que cumplir. Yo siempre lo digo, al final un programa es una cadena sin fin donde cada uno es un eslabón. En el momento que un eslabón se abre, la cadena se rompe y el trabajo se pierde. Cada uno tenemos muy asumido qué eslabón somos dentro de esa cadena y somos un equipo que intentaremos remar todos en el mismo sentido y a la misma velocidad.
El programa va a contar con una amplia nómina de colaboradores: Paloma Barrientos, Nieves Herrero, Rocío Gómez-Paúl… ¿Hay algún nombre con el que le haga especial ilusión trabajar, ya sea por reencontrarse con él o por no haber trabajado juntos antes?
A. S.: Al final en esta profesión nos conocemos todos, hayamos coincidido profesionalmente o nos hayamos encontrado en otros momentos y en otras circunstancias. 
En En boca de todos habrá también espacio para la crónica social. ¿Difiere mucho tratar este tipo de temas en según qué cadena?
A. S.: No vamos a ir al cotilleo al uso de quién está con quién, sino al momento social que ocurre en Madrid: los grandes estrenos, vestidos maravillosos en photocalls, presentaciones de libros… Yo creo que todas esas cosas que pasan en Madrid hay que contarlas, porque yo creo que además a todos nos gusta mucho el cotilleo y la curiosidad, somos todos muy curiosos. Queremos abrir esa ventanita para hablar de la sociedad en Madrid, de lo que ocurre en Madrid en esos eventos, pero desde el punto de vista de la sociedad, no del corazón al uso.
También te digo esto cuando todavía no hemos estrenado, y lo mismo mañana funciona otra cosa (risas). Así funciona el mundo de la tele, te tienes que ir adaptando poquito a poquito. Nuestra intención es esa, pero del dicho al hecho hay mucho trecho (risas).
Ha trabajado para diversas cadenas autonómicas y también privadas, como Telecinco y Antena 3. ¿Cómo valora las diferencias en ambos ámbitos? ¿Tiene preferencia por alguno?
A. S.: Yo creo que sí hay diferencias. No sé si es cuestión de que sean nacionales o autonómicas, grandes o pequeñas, o simplemente tiene que ver con el tiempo que llevamos trabajando en esto. Al final llega un momento en el que lo que quieres es trabajar a gusto y rodearte de compañeros y profesionales. Eso te lo da el tiempo, porque el tiempo te da el haber conocido a gente, el haber pasado por muchas situaciones diferentes, el haberte enfrentado a muchos tipos de proyectos… Pero es verdad que en las autonómicas se trabaja de otra manera. No existe esa presión por las audiencias como en las nacionales, es todo un poco más familiar y todos vamos a una, no solo refiriéndome al equipo del programa en sí, sino a toda la cadena. Son menos y al final todos somos tan cómplices que sabemos que si la mañana funciona, eso le repercute a quien va detrás de ti; si la tarde funciona, le puede repercutir al de por la mañana… Todos nos retroalimentamos los unos a los otros, todos nos alegramos del éxito de los compañeros… Se vive de otra manera, el trabajo en las autonómicas es más agradecido y más familiar, y creo que al final eso se nota en la actitud, en el tono y en el sentido de los programas.