Así manipula 'El Economista' para intentar dañar la reputación de Mediaset España

Sede de Mediaset España, en Madrid.Sede de Mediaset España, en Madrid.

El periódico presidido por Alfonso de Salas y dirigido por Amador Ayora mezcla datos para alarmar a los mercados sobre unas pérdidas inexistentes vinculadas a la compra de los derechos del Mundial de Rusia.

"Mediaset no encuentra 'gol' en el mundial: pierde 700 millones desde que adquirió sus derechos". Así titula El Economista un análisis publicado el 27 de junio. En ese balance, el diario dirigido por Amador Ayora vincula la evolución de Mediaset España con su compra de los derechos en exclusiva -64 partidos- del Mundial de Rusia.
El Economista echa sus cálculos desde el día en que Mediaset España anunció la adquisición de la principal competición futbolística del mundo, el pasado mes de diciembre. Olvida precisar en su titular que el descenso del 17% va referido al valor de los títulos en la Bolsa. Un periodo en el que las acciones de Atresmedia han caído un 15%, un dato del que no da cuenta El Economista.
Asimismo, el periódico que dirige Ayora pasa por alto el hecho de que Mediaset España ha repartido desde diciembre entre sus accionistas unos 200 millones de euros.
En cuanto a la marcha del campeonato de fútbol que estos días se juega en Rusia, menos de una semana después de su arranque, Mediaset España ya informaba de cómo ya se ha incrementado la facturación publicitaria respecto a otras citas como Brasil’14 o la Eurocopa de 2016. Un dato que tampoco figura en el análisis de El Economista.
Como tampoco se cuenta que solo en el primer trimestre del año -cuando aún no se apunta la rentabilidad de Rusia’18-, Mediaset España ha alcanzado un beneficio neto de 53,2 millones de euros, con un Ebitda de 67,2 millones.
No es ésta la primera vez que El Economista -cuya matriz, Ecoprensa, presidida por Alfonso de Salas, esta misma semana admitió que tiene que recurrir a una nueva ampliación de capital- maneja los datos de manera torticera para intentar dañar la reputación de Mediaset España, compañía cotizada en el Ibex35.
El inicio de la beligerancia en las informaciones de El Economista en contra de Mediaset España coincidió en el tiempo con la negativa de ésta a cerrar distintos acuerdos económicos propuestos por el equipo de dirección del periódico.