Amaia y Alfred coinciden: el puesto 23 en Eurovisión "es una mierda"

Netta levanta el micrófono de cristal tal ganar el Festival de Eurovisión 2018.Netta levanta el micrófono de cristal tal ganar el Festival de Eurovisión 2018.

Netta vuelve a ganar para Israel, 20 años después de Dana Internacional, el festival europeo de la canción, con Chipre y Austria como rivales, mientras los representantes de TVE vuelven decepcionados tras su pobre resultados.

Fue la favorita desde su presentación, y se cumplieron los pronósticos. La israelí Netta y su mensaje contra el acoso ganaron la 63ª edición del Festival de Eurovisión, celebrado en el Altice Arena de Lisboa. A punto estuvieron de aguarle la noche los representantes de Chipre y Austria, pero fue ella quien se llevó el micrófono de cristal. Se lo entregó Salvador Sobral, ganador de la anterior edición, que días antes había realizado unas declaraciones despectivas hacia la ganadora de este año.
En un escenario desprovisto de artificios, las luces las puso el público del estadio con las linternas de sus teléfonos móviles. Al final de la actuación, para disgusto de los románticos, no hubo beso. 
"El puesto es una mierda", coincidieron Amaia y Alfred tras las votaciones.
Tabla con los resultados finales de Eurovision 2018.
"Muchas gracias por aceptar las diferencias entre nosotros", decía Netta en los agradecimientos. Sonidos guturales, el baile del pollo, sea lo que sea Netta ha conseguido conquistar el corazón de Europa con una letra contra el buillyng. "No soy tu juguete", reza el estribo de la israelí, que volvió a cantar el hit con lágrimas en los ojos tras ganar el certamen para su país 20 años después de que lo hiciera Dana Internacional.
Eleni Foureira, por su parte, se tuvo que conformar con la segunda posición para Chipre, que mandó a Lisboa a esta versión europea de Beyoncé con Fuego.
austria
La sorpresa (agradable) de la noche fue Austria, que completó el podio con Nobody but you, uno de los favoritos en el voto del jurado.
ReinoUnidoespontaneo.jpg
Y la nota desagradable la puso un espontáneo, que quitó el micrófono a la representante de Reino Unido, SuRie, que declinó el ofrecimiento del festival de volver a interpretar su canción una vez acabaron los 26 concursantes.
Amaia y Alfred, durante el ensayo general de 'Tu canción' en la primera semifinal de Eurovisión con el vestuario que llevarán en la final.
"Nos lo hemos pasado super bien la verdad (...) Encima nos han puesto muchas patatas y queso", fue el balance de Amaia una vez acabó el festival.