Sangre de cerdo y un maquillador para 'matar' a Arkadi Babchenko

El fiscal general, Yurij Lutsenko, Arkadi Babchenko y el director del servicio de inteligencia ucraniano (SUB), Vasili Gritsak, en la rueda de prensa del 30 de mayo de 2018 en Kiev.El fiscal general, Yurij Lutsenko, Arkadi Babchenko y el director del servicio de inteligencia ucraniano (SUB), Vasili Gritsak, en la rueda de prensa del 30 de mayo de 2018 en Kiev.

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) considera "intolerable" que las autoridades de Ucrania hayan engañado a "millones" de personas al anunciar el falso asesinato, el 29 de mayo, del reportero ruso crítico con el Kremlin.

El periodista ruso Arkadi Babchenko, cuya muerte fue anunciada el martes 29 de mayo por las autoridades de Ucrania para ser desmentida un día después -con el supuesto objetivo de evitar un plan para asesinarle-, ha desvelado que el plan fue llevado a cabo usando sangre de cerdo y un maquillador para fingir su muerte.
Durante una rueda de prensa en la capital de Ucrania, Kiev, el periodista, crítico con el Kremlin, ha mostrado cómo caer para fingir que ha sido tiroteado y ha enseñado una camiseta que había sido disparada para presentar marcas de balazos.
Así, ha dicho que los servicios de emergencia "llevaron a cabo maniobras de reanimación". "No tuvieron éxito y morí, y el doctor confirmó mi muerte", ha manifestado, antes de desvelar que fue trasladado a una morgue "donde resucitó" para ver las noticias sobre su asesinato y "lo buen tipo que era".
Babchenko ha recalcado que no tuvo otra opción que fingir su asesinato después de que los servicios de seguridad ucranianos le dieran detalles sobre el plan existente para matarle, en el que estaría implicado Rusia, algo que Moscú ha rechazado.
En este sentido, ha subrayado que en ese momento "pensaba en su supervivencia" y no en la ética periodística cuando accedió a fingir su muerte, según ha informado la cadena de televisión estadounidense CNN.
Horas antes de la rueda de prensa, Babchenko criticó en su cuenta en la red social Facebook a aquellos que han cargado contra Ucrania por llevar a cabo la operación.
"Ellos (las autoridades) estaban en plan: 'Estamos un poco aburridos, no tenemos nada que hacer. Pintemos la espalda de Babchenko con sangre, convirtamos su cara en un gigante coágulo de sangre, llevémosle a la morgue y digamos que estaba así'. Y todos esos tíos estaban en plan: 'Sí, hagámoslo porque no tenemos nada más que hacer", sostuvo.
Asimismo, criticó a las organizaciones de prensa que han puesto en duda su ética periodística al prestarse a esta operación. En un mensaje duro con los medios británicos, les ha dicho "que les jodan" por los titulares sobre su caso.
"Si queréis hacer algo bueno, dadme pasaporte británico y protección. Entonces podréis enseñarme cómo proteger a mi familia, putos listillos", remachó.
La Federación Internacional de Periodistas (FIP) -que agrupa a organizaciones que representan a 600.000 periodistas en 146 países- ha considerado "intolerable" que las autoridades de Ucrania hayan engañado a "millones" de personas al anunciar públicamente que el periodista ruso Arkadi Babchenko había sido asesinado, cuando en realidad sigue vivo.
En un comunicado, el presidente de la FIP, Philippe Leruth, ha dicho que el hecho de que el periodista ruso continúe con vida es "una gran noticia", pero ha censurado la actuación de las autoridades ucranianas por engañar a la opinión pública anunciando su asesinato.
"Al difundir pruebas falsas sobre su asesinato, las autoridades ucranianas han erosionado la credibilidad de su información y su comunicación corre el riesgo de ser considerada como una operación de propaganda", ha señalado.
El presidente de la FIP se ha preguntado si "era verdaderamente necesario representar su muerte para detener un supuesto ataque". "La Federación Internacional de Periodistas lucha contra la impunidad que beneficia a los asesinos de periodistas, pero también demanda transparencia en la información", ha afirmado, antes de recordar que en Ucrania todavía no han sido identificadas los responsables del ataque con bomba que acabó con la vida del periodista Pavel Cheremet.
"Esto ya no es un simple caso periodístico, sino un completo circo orquestado por militares y con un periodista amenazado de muerte durante varias semanas", ha subrayado el secretario general de la FIP, Anthony Bellanger.
"Es intolerable mentir a periodistas en todo el mundo y engañar a millones de ciudadanos que estaban conmocionados, con razón, por este supuesto asesinato. Es inaceptable organizar la muerte de un periodista, especialmente cuando dos periodistas mueren cada semana desde enero, con el último caso registrado en México, donde fue asesinada una reportera el 29 de mayo".
La FIP ha subrayado que el caso Babchenko pone de manifiesto una campaña "organizada y explotada" por los servicios de seguridad de Ucrania "con presumibles graves consecuencias diplomáticas" y "refuerza la idea de periodistas y políticos conspirando juntos".
El comunicado de condena de la FIP llega después de que el miércoles 30 de mayo la Federación Europea de Periodistas (EFJ) censurara al Gobierno de Ucrania por haber defendido públicamente la "mentira" de que Babchenko había sido asesinado en Kiev, un comportamiento que definió como una "inaceptable manipulación de la opinión pública". "La Federación Europea de Periodistas condena esta mentira y esta inaceptable manipulación de la opinión pública", aseguró la EFJ.