La guerra de los abonados del pago se libra en los campos de fútbol

En términos interanuales, Movistar, Vodafone y Orange ganan clientes en sus negocios de televisión de pago a cierre del primer semestre de 2018.En términos interanuales, Movistar, Vodafone y Orange ganan clientes en sus negocios de televisión de pago a cierre del primer semestre de 2018.

A 30 de junio, Movistar cuenta con 3,9 millones de clientes de televisión 'premium', por los 1,3 millones de Vodafone y los 639.000 de Orange.

Movistar, operadora de la multinacional de telecomunicaciones Telefónica, ha captado más clientes de televisión de pago en los seis primeros meses de 2018 que sus principales rivales, Orange y Vodafone. Un negocio que cada vez cobra más importancia dentro de las estrategias de las operadoras, y que en los próximos meses se verá marcado por el nuevo escenario generado por los derechos del fútbol.
Según los datos del primer semestre publicados por Telefónica, Movistar contaba a 30 de junio con 3,934 millones de clientes de televisión en España, lo que supone 87.000 más que los 3,847 millones que tenía a 31 de diciembre de 2017 y 7.000 más que los que tenía a finales de marzo.
Por su parte, Vodafone ha concluido el segundo trimestre de 2018 con un total de 1,328 millones de clientes de televisión en España, lo que representa un descenso de 42.000 respecto a finales del año anterior y de 32.000 en comparación con el 31 de marzo.
En el caso de Orange, la operadora tenía a fecha de 30 de junio un total de 639.000 abonados de televisión, lo que representa una subida de 13.000 clientes respecto a diciembre de 2017, pero un descenso de 2.000 en comparación con marzo.
En términos interanuales, los tres operadores ganaron clientes en sus negocios de televisión a cierre del primer semestre de 2018, ya que Movistar tenía 268.000 clientes más que el 30 de junio de 2017 (+7,3%), Vodafone contaba con 43.000 clientes más (+3,3%) y Orange tenía 98.000 abonados más (+18,1%).
Sin embargo, el tercer trimestre de 2018 ha abierto un nuevo escenario en la lucha de los operadores por captar clientes de televisión, después de que Telefónica comprara a Mediapro los derechos de la Champions y la Europa League para las próximas tres temporadas a partir de la de 2018/2019 por 1.080 millones de euros, y los de La Liga para otras tres a partir de 2019/2020 por 2.940 millones de euros.
De esta manera, Movistar se garantiza que contará con el principal contenido de fútbol las próximas temporadas y, al poseer directamente los derechos, también podrá encargarse del diseño y del desarrollo de los contenidos bajo su propia marca, así como recibir los ingresos derivados de la publicidad.
Tras realizar Telefónica su oferta mayorista el mes de julio, que obliga a la compañía a revender la mitad de su contenido premium a sus rivales tras la compra de Digital+, Orange ha optado por comprar El partidazo de La Liga y la Champions para ofrecer "todo el fútbol" a sus clientes esta temporada, incluida la segunda división, que actualmente no ofrece Movistar.
En cambio, Vodafone ha decidido finalmente no recomprar estos derechos, después de considerar que la inflación sufrida por el fútbol en los últimos años hace que no les "salgan las cuentas", y centrar su estrategia de televisión en contenidos con precios "más razonables", como el cine y las series. No obstante, esta temporada todavía ofrecerá los ocho partidos de La Liga que compró a Mediapro.