Paula Echevarría y Rodolfo Sancho, "un buen tándem" en 'Los nuestros 2'

Una sargento primero de la Brigada Paracaidista que se ofrece voluntaria para para participar en una arriesgada misión en Siria y un agente del CNI que están condenados a entenderse... y a enamorarse protagonizan la miniserie que Telecinco estrena el 16 de enero (22.40).

Una sargento primero de la Brigada Paracaidista que se ofrece voluntaria para para participar en una arriesgada misión en Siria y un agente del CNI que están condenados a entenderse... y a enamorarse. Son los personajes con los que Paula Echevarría y Rodolfo Sancho protagonizan Los nuestros 2, miniserie que Telecinco estrena el 16 de enero (22.40).
Telemania.es ha reunido a los dos actores para repasar con ellos sus mejores recuerdos sobre el rodaje de esta producción que, en su primera temporada, se convirtió en la miniserie más vista de 2015.
¿Qué novedad plantea Los nuestros 2 respecto a la primera parte de la miniserie?
Paula Echevarría.: Nuevo es todo: los personajes, la historia, lo que se intenta mostrar del ejército… Los nuestros se basa en los diferentes cuerpos especiales del ejército. La primera parte la protagonizaron los boinas verdes; la nuestra, la Brigada Paracaidista, y si hay una tercera será otro. 
A pesar de que son totalmente diferentes, ambas tienen la trama islámica en común. En la primera temporada se trataba el secuestro de dos niños españoles por una organización yihadista, y en ésta, las mujeres occidentales que entran a formar parte de la yihad.
Rodolfo Sancho: Sí, esa es la diferencia, la captación de occidentales por parte del Estado Islámico.
Sus personajes -Martina (Paula Echevarría) es sargento primero de la Brigada Paracaidista y Carlos (Rodolfo Sancho) es agente del Centro Nacional de Inteligencia- se ven obligados a colaborar. ¿Van a chocar sus personalidades a lo largo de la serie?
P. E.: Sí, pero no tanto chocar, ¿verdad?
R. S.: Bueno, Martina es una tía muy dura, y al principio descoloca un poco.
P. E.: Pero porque también es un escudo que ella lleva encima.
R. S.: Sí, ella tiene un drama encima.
P. E.: Tiene un escudo. Él viene un poco más relajao y ella le recibe con el escudo puesto.
R. S.: Sí, es un poco ese proceso.
P. E.: Pero enseguida… Yo creo que tienen una forma de ser muy parecida. Los dos son muy leales, los dos son muy luchadores, los dos son valientes, perfeccionistas, son consecuentes. Y yo creo que eso es algo que desde el principio... Hay un miniencontronazo por parte de ella, pero enseguida se abre y ve que Carlos es una persona con la que se va a llevar bien.
Paula Echevarría y Rodolfo Sancho, "un buen tándem" en 'Los nuestros 2'
Hacen un buen equipo al final.
P. E.: Lo dicen ellos, son un buen tándem. Sí, exactamente.
Y ustedes, como pareja televisiva, ¿cómo se han llevado?
P. E.: Pues ya nos lo diréis. Nosotros fenomenal, la química…
R. S.: Nos lo hemos pasado muy bien, ha tenido que soportarme un mes y medio.
P. E.: Este humor (que tiene Rodolfo Sancho), que es tronchante.
R. S.: Pero al final conseguía que se riera.
Los nuestros 2 apuesta por dar mayor protagonismo de las mujeres. Por un lado está Martina, que es el sargento primero de la BRIPAC (Brigada Paracaidista), y por otra, personajes como Montse (Aida Folch), Elena (Michelle Calvó), Aissa (Loreto Mauleón).... ¿La miniserie es más feminista esta temporada?
P. E.: Bueno, supongo que todo influye. Pero vamos, en el ejército me he dado cuenta de que hay muchísimas más mujeres de las que nos imaginamos.
R. S.: Muchas más. Cuando estábamos entrenando en la BRIPAC, todo el rato las veíamos corriendo, entrenando…
P. E.: Simplemente es mostrar la realidad. Que no es un mundo tan de hombres como parece.
Las mujeres se van abriendo paso…
R. S.: Más de lo que parece.
P. E.: Sí, y sobre todo a mí había una pregunta que me hacían que me molestaba mucho. O sea, que si la tienes para la siguiente, quítala (risas).
R. S.: No la hagas (risas).
P. E.: Que es (la pregunta) sobre la mujer y el ejército. Pues igual que el hombre y el ejército. Somos personas y es una profesión. No me preguntes como mujer, pregúntame como actriz o como militar, pero no como mujer.
Tranquila, que no la tenía.
P. E.: Vale (risas).
R. S.: No, pero sí es verdad que a lo mejor el esfuerzo es incluso mayor. A la hora de tener que ponerse al nivel de hacer ciertas pruebas físicas.
P. E.: Y bueno, en la CRAV (Compañía de Reconocimiento Avanzado, unidad de procedimientos especiales de la Brigada Paracaidista) no hay ni una mujer.
R. S.: En la CRAV en concreto no, pero por ejemplo sí que había paracaidistas que habían pasado unas pruebas…
P. E.: La que venía conmigo, Elisabeth (miembro de la BRIPAC). Elisabeth corre más que todo el cuartel masculino.
R. S.: Claro. Toda esa cosa de tener que demostrar el doble, pues en este caso ocurre en la realidad. Hay que prepararse el doble para pasar más pruebas físicas, que son las mismas para el hombre que para la mujer.
P. E.: Y que conste que Kike, que es el brigada del campo (de la BRIPAC), que es el que nos ha estado ayudando todo el rato con esto, siempre decía: "En la CRAV no hay mujeres porque no se presentan. Porque creen que no las van a pasar, pero estoy seguro de que las pasarían".
¿Y cómo ha sido el entrenamiento? Porque han tenido que entrenar duro para estos papeles.
P. E.: Tampoco hice La chaqueta metálica, para qué nos vamos a engañar… Tampoco era "arrástrate al suelo". Sí que ha habido un poquito de pruebas físicas. El entrenamiento sí que tenía que parecer militar.
R. S.: Claro, que cojas el fusil como debe ser, que sepas moverte… Para que eso entre bien. Yo no tuve tanta caña, porque mi personaje es el del CNI, yo tuve otro tipo… (de preparación).
P. E.: Sí, pero acuérdate del día… Un día nos tuvieron a Rodolfo y a mí no sé cuánto rato, mucho. A mí me salió un callo aquí (en la mano) de "poner cargador, quitar cargador, poner cargador"”. Y era "pon, quita, pon quita".
R. S.: Tienes que hacer mecánicas como si las hubieses hecho mil veces.
P. E.: Claro, luego estás en plena guerra, en plena batalla y no puedes estar…
R. S.: "Esto no encaja".
P. E.: Se tiene que notar que quitas y pones con una velocidad abismal, porque eres una persona que está ahí por algo, cualificada. Con lo cual ese era el entrenamiento, más que físico en sí.
Intentar que sea realista.
P. E.: Claro.
R. S.: Para eso era el entrenamiento, básicamente.
Y Rodolfo Sancho se reunió con el CNI (Centro Nacional de Inteligencia). ¿Aprendió mucho?
R. S.: Sí. Mucho. Aprendí cosas que es lo que más me llevo de este rodaje. He aprendido cómo esta gente son héroes a la sombra y están intentando evitar que… Seguramente hay muchos más atentados preparados de los que nos enteramos. Ellos no están aquí para que nos enteremos, no están para decir: "Oye, os hemos salvado por décima vez". Están solo para hacerlo. Y a mí la sensación de que a lo mejor un día estaba en el cine, en un centro comercial, lo que sea, y había preparado un atentado y lo han  evitado… Sin nosotros ni enterarnos… Me parece espeluznante la sensación que me provoca eso. Sobre todo en cuanto a que es una amenaza real y ellos lo que tienen que hacer es velar por nuestro bienestar sin que nosotros nos enteremos que somos libres porque ellos lo consiguen. Y esto para mi es lo más importante de la serie, la verdad.
P. E.: Sí.
Han grabado en Madrid, Almería… ¿Cuál ha sido el sitio más difícil para rodar?
R. S.: El más difícil…
P. E.: ¿Para mí? Afganistán (las localizaciones de Afganistán se rodaron entre Colmenar de Oreja, Madrid y Almería). Tú estabas en Afganistán. Sí, al principio.
R. S.: No, en la primera parte…
P. E.: Sí, sí que estabas.
R. S.: A ver, la parte física era dura, porque vas cargado…
P. E.: Sí, fue un día… Acuérdate, con los 28 kilos ahí encima. Además hacía calor aquel día…
R. S.: Almería…
P. E.: Almería fue muy agradable.
R. S.: No hizo mucho calor… Además cuando sales un poco de Madrid se hace dinámico.
P. E.: Almería yo lo recuerdo divertido. Divertidísimo. Duro, lo que más.
R. S.: Lo más duro, pero como te vas una semana fuera…
P. E.: Salíamos por la noche, cenábamos en el japonés aquel… (risas) Llegábamos, nos quitábamos toda la mierda, salía el agua negra…
R. S.: Cuando un rodaje es así dinámico, que viajas, siempre es más ameno que meterse seis meses en un plató.
P. E.: Y cuatro años (risas).
R. S.: Dios mío…
Con respecto a eso, Paula Echevarría ha trabajado en Velvet (interpretando a Ana Ribera) y Rodolfo Sancho en series época de TVE como Isabel, La señora, Amar es para siempre.... ¿Cuál es la diferencia principal en prepararse para una serie de época y una como Los nuestros 2?
P. E.: Son totalmente diferentes.
R. S.: Sí, incluso en la forma de moverse, en la forma de hablar… Si los textos son complejos y están escritos en castellano antiguo tienes que memorizar mucho más… Y estudiar mucho más en casa.
P. E.: A mí lo que más me cuesta en la época es contenerme. Tienes que ser súper contenida. Y más siendo mujer. Que ahora ya no, pero antes tenías que ser súper contenida.
R. S.: Sí, claro, al no hacer tanto aspaviento no expresas tanto…
P. E.: Y yo que soy todo lo contrario, imagínate (risas).
R. S.: Y haciendo de rey (Rodolfo Sancho interpretó a Fernando de Aragón en Isabel), tú estás en el trono y no mueves los brazos, y el rey no baja la mirada nunca. Trozos grandes de texto... La verdad es que se aprende mucho.